BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

martes, 21 de junio de 2011

La paciencia se está acabando


La semana pasada, algunas personas en Barcelona, ¿miembros? del movimiento 15 M, increpó e insultó a diputados del Parlament, no creo que ese sea el camino más adecuado de conseguir tus reivindicaciones. Personalmente condeno explícitamente la violencia pero… (y espero que no se malinterpreten mis palabras que para nada pretenden justificar tales actos violentos) la gente ya está cansada de sufrir, está cansada de ser fuerte y apretarse el cinturón. 
 
Cuando has perdido tu trabajo, tu casa, no tienes ni para comer y el futuro es más tenebroso que los pensamientos de un verdugo... cuando ves que tantos políticos, sindicalistas y gente que vive del cuento es una protegida del sistema, con sueldos tan boyantes como despreciablemente injustos e improductivos... ¿qué tienes que perder?. La paciencia tiene un límite y nuestros malos gobernantes y políticos en general así como el empresariado caciquil están acabando con ella. ¿Qué esperan que la gente se muera de hambre?
 
Los mercados ahogan a los países y los gobiernos se subyugan al poder económico tiranizando a sus pueblos a base de impuestos y recortes sociales. La crisis generada por los bancos la pagan los funcionarios que ven como les bajan sus miserables sueldos, la pagan los pensionistas que ven como se les congela su pensión, la pagan los millones de personas que se han visto de repente sin trabajo y sin esperanzas de encontrar otro… la crisis generará injusticia social y abusos por parte del empresariado egoísta que aprovechará la situación de desesperanza y desesperación que sufre la población para contratar mano de obra barata y sin derechos.
 
Que la gente se está cansando de este sistema neoliberal que nos ahoga es más que evidente, y me da un poco de miedo todo esto, espero que los responsables políticos sean de una vez coherentes y responsables y oigan la voz de la calle que les está pidiendo a gritos un cambio radical en la manera de hacer política, oyendo mucho más al pueblo y no sometiéndose a los designios del cruel sistema capitalista que padecemos.
 
Marco Atilio




miércoles, 15 de junio de 2011

Mi Aniversario


El pasado sábado 11 de junio fue mi aniversario de bodas, la memoria me jugó una mala pasada y lo olvidé por completo. ¡Imperdonable! Fue mi mujer (¿cómo no?) la que se acordó. Merezco un tirón de orejas por el olvido, lo sé. En fin, para tratar de paliar mi error, ahí van dos poesías que le escribí a Isabel hace algún tiempo y que sé que le gustan especialmente:
 
DOS CORAZONES

Mira mi amor ha salido
la luna por la cañada,
mira mi amor ha salido
con sus alforjas de plata.
 
Las estrellas la contemplan
cuando la luna se alza,
mientras cubre el negro cielo
de un blanco velo de gasa.
 
La luna se enseñorea
de la noche solitaria
y llena dos corazones
de ilusiones y esperanzas.
 
Sentados en aquel banco,
dando espalda a la muralla,
juré amarte por siempre
mientras besaba tu cara.
 
¿Recuerdas mi amor la noche?
¿recuerdas que te abrazaba
y que al hacerlo tenía
henchida de amor el alma?

 
VIVÍ SOÑANDO CONTIGO

Viví soñando contigo 
al amor de mi almohada,
soñé tus cálidos besos,
soñé tus manos de plata.
 
Soñé con una mujer
que consolara mi alma,
que caminara conmigo,
que mi camino alumbrara.
 
Soñé que te hacía el amor,
que nuestros cuerpos flotaban
en el mar de las pasiones
y que por siempre me amaras.
 
Llegaste a mi vida un día
cumpliéndose mi esperanza,
y me llenaste de amor
y me embriagó tu fragancia.
 
Hoy no quiero perderte
y lucharé con las armas
del amor y la dulzura
y ganaré la batalla.
 
Nuestro amor debe triunfar
haya tormentas o calmas,
porque juramos amarnos
y entregarnos el alma.
 
Y aunque el llanto nos aflija
y la vida ponga trabas,
yo sabré hacerte feliz
hoy, ayer y mañana.
 
Allá arriba en las alturas
saben que mi alma es blanca,
lo saben los corazones
de las estrellas lejanas.
 
Pido a Dios que me ilumine
para que a mi lado vayas,
para que mi amor recibas
con hechos y con palabras.
 
Gracias Dios por Isabel,
por buscarla y encontrarla,
ella iluminó mi vida
y se cumplió mi esperanza.
 
Marco Atilio















































































jueves, 9 de junio de 2011

Sueños

Sueños

Imaginaos por un momento tres compañeros, Isabel, Ana y Francisco, que trabajan “codo con codo” en una empresa textil. 
 
Existe entre ellos una especial complicidad, charlan, bromean y se ríen en las muchas horas que pasan juntos durante su jornada laboral. 
 
Ana se siente atraída por Francisco (al que considera mucho más que un compañero de trabajo) pero éste, ajeno a los sentimientos de ella, no puede sospechar que Ana esté locamente enamorada de él y la sigue tratando como a una buena compañera y amiga pero nada más. 
 
Ella le lanza mensajes subliminales siempre que tiene ocasión pero él (¡que tonto!) no logra captarlos. 
 
Ana no sabe muy bien qué hacer. 
 
¿Cómo conseguir que Francisco sepa de sus sentimientos? 
 
Por otra parte le da cierto pudor decírselo abiertamente a la cara pues no sabe si él, aunque sea un poquito, está interesado en ella. Estas incertidumbres la van a “matar” y por ello mantiene una terrible lucha interior de la que pronto da cuenta a Isabel.
 
Isabel le aconseja que se deje de prejuicios tontos y que le declare su amor cuanto antes, de esta manera saldrá de dudas definitivamente. Además, cabe la posibilidad de que Francisco también esté interesado en Ana y no se atreva a decírselo.

Ana le dice a Isabel que no es capaz de declararle su amor a Francisco cara a cara pero sí que podría escribiéndole una carta, aunque no sabe cómo expresar sus sentimientos por escrito.
 
Isabel cuenta a su marido (Marco Atilio) toda la historia y le propone que sea él el que escriba algo que sirva como declaración de amor de Ana hacia Francisco.
 
Fruto de esa sugerencia se me ocurrió este poema que titulé “SUEÑOS”. Si dio resultado o no lo dejo a la imaginación de los lectores, el poema es el siguiente:

 
¡Qué bonito sería Francisco
pasear por la vida de tu mano,
sentirte cerca y que me amaras,
sentir el calor de tus abrazos.
 
A veces busco y no te encuentro,
a veces busco y no te hallo,
oteo el horizonte de mis sueños
sintiéndote en mi alma tan lejano.
 
Y fabrico castillos en el aire
porque al fin soñar no cuesta tanto,
imagino mi vida con la tuya,
imagino mil historias a tu lado.
 
Compartir Francisco la existencia,
compartir el mundo y el espacio,
compartir las frías noches del invierno
y las cálidas tardes del verano.
 
Quizá tú me quieras como amiga,
pedirme que te quiera como hermano,
aunque soñar cuesta tan poco...
¡por favor, déjame soñar un rato!
 
Marco Atilio



































sábado, 4 de junio de 2011

Hasta pronto Gemma

Rosas jóvenes

Había una vez una enfermera que fue a cubrir una baja en el hospital en donde trabajo. Estuvo con nosotros alrededor de cuatro meses y con su presencia iluminó el servicio de una manera como jamás había visto hasta la fecha.
 
Una persona sencilla y modesta, rica en los tesoros más pequeños, dulce con los enfermos y agradable con los compañeros, siempre esbozando la mejor de sus sonrisas y, sobre todo, una estupenda profesional de la enfermería, responsable y trabajadora. 
 
Desde el primer momento ganó con su bonita forma de ser el corazón de todos los que tuvimos el placer y el honor de trabajar a su lado. De sus magníficas cualidades he hablado con varias personas en el servicio y todas coinciden con mi apreciación y es que después de conocerla y conocer sus virtudes tanto personales como profesionales resulta difícil quedarse indiferente.
 
Desde aquí le deseo toda la suerte del mundo allá donde el destino la lleve, pero sea donde sea, siempre tendrá mi reconocimiento y admiración más sinceros.
 
Hasta pronto querida Gemma. Espero verte de nuevo.
 
Marco Atilio






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...