BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

viernes, 29 de junio de 2012

Reflexiones de Mariano

Rajoy y los recortes

¡Me enorgullezco de los españoles! 
 
Es estupendo que seáis unos borreguitos dóciles y obedientes. 
 
Es admirable vuestro sacrificio aún cuando está causado por la ineptitud y el despilfarro de los políticos y la mala gestión de la banca. 
 
Para compensaros, pronto tomaré nuevas medidas y sacrificaré más borreguitos, pero no os quepa la menor duda que lo hago por vuestro bien y si al final el barco se hunde os hundiréis con la satisfacción de haberlo hecho por una buena causa, la de mantener nuestros privilegios, nuestra impunidad y la de satisfacer los deseos de Ángela Merkel, de la CEOE y del todopoderoso capital que bajo ningún concepto debéis enfurecer y sí mostraros sumisos se os pida lo que se os pida. Si no lo hacéis así, otra vez tendré que bajaros el sueldo, subiros el IRPF, subiros el IVA, recortaros en sanidad y educación, tendré que despedir funcionarios…, recortaré todos vuestros derechos y os diré que todo es una estrategia para crear empleo. Sin embargo, y como sé que sois idiotas y os comportáis como borregos y no entendéis de qué coño va esto, en realidad lo estaré haciendo para acabar con eso que llaman el Estado del Bienestar (una ilusión romántica), no para crear empleo ni para que la economía se reactive. Y lo haré de forma tan sutil que ni siquiera os daréis cuenta de ello. ¿Cómo vais a daros cuenta si os tenemos aletargados y magníficamente amaestrados? 
 
Buenos chicos, ahora a pensar en el fútbol, en la Eurocopa, que de joderos la vida ya nos encargamos nosotros. 
 
Marco Atilio




sábado, 23 de junio de 2012

Descansa en paz querida Carmen

Corazón florido

Hace algún tiempo, a una compañera de trabajo (Carmen Torres), una auxiliar de enfermería dulce y bondadosa de unos cincuenta y pocos años, se le diagnosticó un cáncer de mama. Aunque luchó con todas sus fuerzas por vencer su enfermedad esta le ha ganado la partida. Me enteré ayer del fatal desenlace ocurrido la semana pasada. El corazón se me encogió ante la triste noticia. Tenía esperanzas de que al final se recuperara pero obviamente eran ilusiones vanas, ilusiones que alimenté quizá llevado por mis deseos y no por la lógica más cruel de la realidad.
 
Tengo que decir que he sentido mucho su muerte, que desde ayer en que me dieron la noticia no puedo pensar en otra cosa, y es que Carmen para mí era una persona muy especial, una buenísima compañera y amiga, una persona de las que a lo largo de los años encuentra uno contadas veces y que te hacen sentir bien cuando estás en su compañía, de esas que siempre es agradable volver a encontrar cada día y por las que merece la pena levantarse cada mañana para ir a trabajar.
 
Querida Carmen, aunque el tiempo sea un poderoso aliado del olvido y los recuerdos se vayan difuminando con el paso de los años, créeme si te digo que te llevaré siempre en un rinconcito de mi corazón y procuraré que tu recuerdo esté siempre fresco en el fondo de mi alma, esto hará que no te haya perdido para siempre.
 
DESCANSA EN PAZ QUERIDA AMIGA.
 
Marco Atilio



martes, 19 de junio de 2012

Varón

José María Gabriel y Galán

Este poema del poeta salmantino José María Gabriel y Galán está escrito en la lengua vernácula extremeña o “castúo”. Es un poema que conozco desde mis tiempos de estudiante en 4º curso de E.G.B. pues se encontraba en mi libro de Lengua. Siempre me ha gustado y me he reído mucho con él. ¿Lo conocéis? ¡Ahí va! 
 
 
VARÓN

 
Dibujo 1

¡Me jiedin los hombris
que son medio jembras!
Cien vecis te ije
que no se lo dieras,
que al chinquín lo jacían marica
las gentis aquellas.
Ahora ya lo vide, y a mí no me mandis
más vecis que güelva.
Te largas tú a velo,
que pue que no creas
que tu cuerpo ha parío aquel mozu,
ni que lo cebasti con tu lechi mesma,
ni que tieni metía en la entraña
sangri de mis venas.
N'amás de mimarros
y delicaezas
que ha queao lo mesmo que un jilo
paliúcho y sin chispa de juerza.
Ca instanti se lava,
ca instanti se peina,
ca instanti se múa
toa la vestimenta,
y se encrespa los pelos con jierros
que se lo retuestan,
y en los dientis se da con boticas
de unos cacharrinos que tieni en la mesa,
y remoja el moquero con pringuis
n'amás pa que güela
¡Jiedi a señorita
dendi media lengua!
Se levanta a las nuevi corrías
y a las doci lo mesmo se acuesta.
¡Va a ponersi pochu
si acotina de aquella manera!
¡Güeno está pa mandalo a bellotas,
pa ayualmi a escuajal en la jesa,
pa jacel un carguju de tarmas
y traelo a cuestas,
u pa estalsi cavando canchalis
dende que amaneci jasta que escurezca!
Los muchachos de acá me esconfío
que mos lo apedrean
cuantis venga jaciendo pinturas
u jablando de aquella manera:
y verás cómo el mozu no tieni
ni agallas ni juerza
pa el primero que quiera molarsi
rompeli la jeta.
Ya no dici padri,
ni madri, ni agüela.
«Mi papá, mi mamá, mi abuelita...»
así chalrotea,
como si el mocoso juesi un señoruco
de los de nacencia.
Ni mienta del pueblo, ni jaci otro oficio
que dil a una escuela
y palral de bobás que allí aprendí,
que pa na le sirvin cuantis que se venga.
Pa sabel sus saberis le ije:
«Sácame la cuenta
del aceiti que hogaño mos toca
del lagal po la parti que es nuestra.
Se maquilan sesenta cuartillos
p'acá parti entera,
y nosotros tenemos, ya sabis,
una media tercia
que tu madre heredó de una quinta
que tenía tu agüela Teresa».
¡Ya ves tú que se jaci en un verbo!
Sesenta la entera,
doci pa la quinta,
cuatru pa la tercia,
quita dos pa una media, y resultan
dos pa la otra media.
Pues el mozu empringó tres papelis
de rayas y letras,
y pa ensenrearsi
de aquella maeja,
ijo que el aceiti que a mí me tocaba
era «pi menus erre», ¿te enteras?
¡Pus pués dil jacindu
las sopas con ella!
¿Y esos son saberis?
¡Esas son fachendas!
No le quise mental del guarrapo
ni icile siquiera
que hogañazo vendimus el churru
pa comprar un cachuju de tierra.
¡Allí no se jabla
de esas cosas ni en ellas se piensa!
N'amás que se jaci comel confituras,
melcal vestimentas,
dirse a los cafesis,
dirse a las comedias
y palral de bobás que no valin
ni siquiá una perra
¡Jolgacián como el nuestro muchacho
no va a haberlo, si aquí no se enmienda!
Yo no lo distingo de otros señorinos
que con él se ajuntan y jolgacianean.
¡Son como maricas!
¡Juy, qué vestimentas!
Ves una persona
por detrás, en la calle, tan tiesa
y endi lejus no sabis de cierto
si es macho u es jembra.
Güelin a lo mesmu
como las ovejas,
y p'aquí no es asín, que ca cosa
güeli a su manera:
güeli a macho la carni de hombre,
y la carni de jembra da a jembra.
Hay que dil a buscar al muchacho
cuantis que se puea,
y le dicis a aquellos señoris
que esu no quita pa que se agraeza,
pero que a su padri le jaci ya falta;
y asín se la enreas.
No lo quió jolgacián, aunque muchos
saberis trujiera.
Y no es esu solu lo que a mí me enrita,
que otras cosas me jacin más mella...
Hay que dil a buscalo ca y cuando:
que venga, que venga;
porque, mira: ¡me jiedin los hombres
que son medio jembras!...

Marco Atilio



lunes, 11 de junio de 2012

¡Y España fue rescatada!

Rescate financiero

España ha pedido ayuda a sus socios del euro porque ni su banca puede financiarse ni el país tiene recursos para capitalizarla. Dicen que no será un rescate a la economía española en general sino un rescate a la banca, aunque el gobierno del PP no quiere ni oír hablar de la palabra “rescate” y utiliza todos los eufemismos posibles para no pronunciar la palabra maldita: “financiación europea para la recapitalización de los bancos”, “apoyo financiero”, “préstamo en condiciones muy favorables”... lo cierto es que España ha terminado por pedir a sus socios de la UE que saquen a sus bancos del agujero en el que se metieron con el estallido de la burbuja inmobiliaria en la que se vivió durante años. 
 
El rescate no será gratuito para nosotros. Desde este mismo año, los intereses que el Gobierno pague por esa deuda computarán como déficit, lo que significa que harán falta nuevos ajustes para pagar esos intereses a Europa. Es decir, que como siempre, la ciudadanía va a pagar por unos bancos que nos seguirán robando. 
 
Hay muchas opiniones que dicen que este rescate nos hundirá para muchos años y que el efecto positivo que dice el gobierno que tendrá sobre la economía española es una burda mentira. Supongo que pronto lo sabremos. 
 
Hay muchos culpables de que España haya tenido que ser rescatada, por citar unos cuantos: 
 
El gobierno Aznar cuando aprobó una ley del Suelo que multiplicó el exceso irracional del sector de la construcción: todo el suelo se declaró urbanizable salvo que estuviera expresamente prohibido favoreciendo en grado superlativo la “burbuja inmobiliaria”. 
 
Bubuja inmobiliaria

El señor Zapatero que tuvo más de siete años para pinchar esta burbuja y frenar la loca carrera crediticia de las entidades financieras y no lo hizo dejándose llevar por la “opulencia ficticia” que disfrutaba nuestro país. 
 
El ya exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y su equipo que desoyeron el informe de los inspectores del Fondo Monetario Internacional que advertían de los fallos del sistema, aún así, el gobernador y su cúpula prefirieron "permitir a bancos débiles seguir operando en perjuicio de la estabilidad financiera". 
 
El señor Rajoy y su gobierno con su nefasta gestión del problema de Bankia como así lo manifestaba el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi: “Esa es la peor manera posible de hacer las cosas”. 
 
Los presidentes autonómicos y sus gobiernos con sus déficits ocultos fruto de sus enormes despilfarros. Me refiero al señor Montilla en Cataluña, al señor Camps en la Comunidad Valenciana, a la señora Aguirre en la Comunidad de Madrid, al señor Griñán en Andalucía y a un largo etcétera. 
 
Dinero ardiendo

Los presidentes de bancos y cajas imbuidos en su delirio con la burbuja inmobiliaria y su descontrol de gestión de riesgos. 
 
Todos esos y muchos más son los auténticos responsables de la crisis por la que atraviesa España y que está pagando el pueblo español a base de recortes y merma de sus derechos, mientras los auténticos culpables campan a sus anchas con sueldos astronómicos y totalmente impunes. 
 
Por eso quiero gritar tan alto como pueda, aunque no me sirva de nada que… 
 
11313

Yo no tengo la culpa de la crisis porque yo no la he provocado. 
 
Yo no he gestionado ni administrado un sólo céntimo. 
 
Yo no he despilfarrado el dinero de nadie, ni siquiera el mío. 
 
Yo he trabajado y sigo haciéndolo con total profesionalidad y responsabilidad desde mi puesto en la sanidad pública después de aprobar unas oposiciones muy duras. 
 
Yo no he votado ningún partido político que se atreva a bajarme el sueldo, el mísero sueldo que nos pagan.
 
Yo no he elegido políticos que hayan aprobado una reforma laboral injusta, que se ha cargado de un plumazo los derechos de los trabajadores, adquiridos tras muchos años de lucha y que beneficia claramente al empresario poniendo en sus manos una herramienta que fomentará las arbitrariedades, el empleo precario y sin derechos, muy próximo al trabajo esclavo.
 
Yo no tengo ninguna responsabilidad de que el sector financiero esté hecho unos zorros por la mala gestión de individuos ineptos y corruptos. 
 
Yo no he votado a ningún político que aplique unas políticas de recortes y de pérdida de derechos de los trabajadores para contentar a los riquísimos mercados. 
 
Agua 1 copia2

Yo no tengo culpa de que políticos sin escrúpulos, con la corrupción por bandera hayan despilfarrado millones y millones de euros en obras e infraestructuras que luego no han servido para nada.
 
Yo no he votado a nadie que haya generado cinco millones de parados, que con sus políticas restrictivas e injustas esté lanzando al pozo de la miseria y la desesperación a millones de personas. 
 
Yo no he dado mi apoyo a ningún político para que, con su execrable forma de hacer política le niegue el futuro a toda una generación de jóvenes, la mejor preparada de la democracia. 
 
Pues si soy inocente de todos esos cargos ¿por qué tengo que pagar yo lo que han hecho otros? ¿Por qué me bajan el sueldo y recortan mis derechos? 
 
Este sistema de mierda, claramente insolidario y vejatorio para las clases más desfavorecidas, con un oscurantismo propio de otras épocas, que se niega a investigar la mala gestión del sector financiero, que no destapa a los culpables y no sienta en el banquillo de los acusados a los auténticos responsables de estos desmanes (políticos, banqueros, empresarios sin escrúpulos...) es inmundo y repugnante, asquerosamente podrido, infecto, nauseabundo y vomitivo. 
 
Ladrón

¿Hasta cuándo tendremos que aguantar a todos estos sinvergüenzas, caraduras, golfos, canallas, ruines, bajos, tunantes, pícaros, bribones y granujas que nos han gobernado y que nos gobiernan, que con sus malas artes y su ineptitud han sumido a mi querida España y a sus gentes en el oscuro pozo de la desesperanza?
 
Marco Atilio
































domingo, 3 de junio de 2012

Nostalgia y melancolía

Beso

Hoy me siento un poco melancólico, es esa melancolía extraña que a veces nos invade sin saber muy bien por qué se produce. Quizá porque estoy saliendo de un resfriado que he padecido durante algunos días y que me ha dejado casi sin aliento. Lo cierto es que estoy un poco depre y nostálgico. 
 
Hace un momento, en la soledad de mi hogar (mis hijos no están y mi mujer tampoco) he cerrado los ojos y he cabalgado a grandes zancadas por el pasado, por un pasado que a veces añoro intentando sujetar entre las manos los recuerdos de una época que siento extrañamente próxima, como si las cosas hubieran pasado ayer mismo, una época en que la pasión y la fortaleza de la juventud me hacían devorar la vida. Ahora todo es más tranquilo, más reflexivo, más convencional, como corresponde a la etapa de madurez a la que he llegado. Esa extraña proximidad de mi juventud es sólo apariencia porque sé que son años dejados atrás, años que nunca volverán aunque su recuerdo permanezca todavía fresco en mi memoria. 
 
Por unos momentos he explorado los maravillosos días de mi noviazgo con la que hoy es mi esposa y disfrutando de aquellos recuerdos he dejado que mi alma se impregnara de ellos y la hicieran volar de nuevo hacia aquella calle, aquel portal y aquella casa, mudos testigos de nuestro amor… 
 
y (46)

Era una tarde fría de otoño,

una tarde oscura y neblinosa,

era yo muy joven

y comenzaba a jugar al amor.

Era la primera vez

que veía aquella calle,

la primera,

que veía aquella casa.

Pero era allí

donde moraba el destino,

en una de aquellas

casas encaladas...

 

¡Recuerdos...! ¡Nostalgias…!

 

¡Cuántas palabras de amor

y cuántos gestos, nos cruzamos

en la penumbra de aquel portal

amándonos a hurtadillas!

Mientras, la noche,

las noches…

pasaban frías y oscuras,

claras y cálidas.

Y la luna,

entrando de puntillas

por algún resquicio,

nos miraba con ternura.

 

¡Qué recuerdos...¡

 

Al aire fresco

de las noches de verano,

sentados junto a la puerta

sobre viejas sillas de enea,

nos robábamos… una mirada,

un guiño, una caricia,

mientras el viejo de enfrente,

hablaba con tus padres

de la cosecha de aceituna.

 

¡Qué recuerdos!

¿Te acuerdas tú también mi amor…?

 

Oscuras noches de invierno,

llegábamos a la casa sofocados,

empapados por la lluvia,

y nos fundíamos en un abrazo... cálido,

y nuestros labios

se juntaban en un beso

joven y enamorado.

Y miraba tu rostro,

tus mejillas rosas y ardientes,

y con una palabra de amor

nos dábamos la espalda,

y me alejaba calle abajo

lleno de tí y de tu fragancia.

Y la lluvia seguía cayendo,

y la bombilla de la esquina,

ennegrecida por los años,

se apagaba y encendía

en un ciclo sin fin

acaso para decirme adiós...

 

¡Qué recuerdos me trae

aquella calle…, aquel portal…

y aquella casa!


Marco Atilio






viernes, 1 de junio de 2012

El peligro de la banca

Thomas Jefferson

En estos tiempos en que los bancos están en el punto de mira de la ciudadanía por ser los causantes de la crisis económica que venimos padeciendo, he encontrado una frase sobre la banca atribuida al tercer presidente de los Estados Unidos Thomas Jefferson en 1802 y que resulta altamente premonitoria: 
 
“Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate.
 
Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron”.
 
Justo lo que está ocurriendo, es curioso ¿verdad? 
 
Marco Atilio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...