BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Ser Facha

facha

Hace pocos días, un anestesiólogo del hospital en donde trabajo, nacido en Rusia pero desde hace ya muchos años residente en España, me preguntó por una palabra que había oído su hijo y que no sabía muy bien qué significado tenía. La palabra en cuestión es “FACHA”. Me preguntó qué significaba “ser facha” y cómo se debía de interpretar.
 
Es lógico entender que para alguien que no sea español, el término “ser facha” le suele a chino, no así a los que somos españoles que estamos hartos de oír esa expresión instaurada en nuestro lenguaje desde hace ya muchos años.
 
La palabra “Facha” es sinónimo de “Fascista”, así que decir de una persona que es facha es decir que es fascista. Quien utiliza ese término lo hace para descalificar y en todo caso denigrar a otra persona y muy probablemente no sepa las terribles connotaciones de este concepto y también demuestra un total desconocimiento de la historia.
 
El término fascista fue acuñado por Benito Mussolini después de la Primera Guerra Mundial al que después se adscribió Adolf Hitler bajo la marca nacionalsocialista. Franco por su parte también instauró un régimen totalitario profascista en España tras la Guerra Civil y, aunque a partir de la derrota de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial se fue deshaciendo de esa etiqueta, la simbología fascista se mantuvo hasta el final de la dictadura.
 
La palabra facha en España procede de la Guerra Civil. Así, los defensores del bando republicano se referían a sus enemigos del bando franquista con el término fachas o fascistas y estos a su vez lo hacían con la expresión “rojos” para referirse a sus oponentes republicanos.
 
El fascismo lleva consigo la instauración de un totalitarismo sangriento basado en el miedo, la violencia, la tortura y la represión. Un fascista odia la democracia, es racista, intolerante y totalitario.
 
Normalmente en España, la palabra “Facha” se usa un tanto a la ligera, demostrando quien la emplea un total desconocimiento de sus connotaciones reales. Con ella se suele señalar a la gente cuya ideología política es de derechas obviando, que muy probablemente, esa gente sean tan demócratas o más que el que utiliza la palabreja. 
 
En resumen, ser facha o fascista implica que la persona a la que va dirigido ese insulto se la está tachando de antidemócrata, racista, intolerante, totalitaria… y sin embargo no es así en absoluto en la inmensa mayoría de las ocasiones. Entonces… ¿por qué se sigue utilizando tan equivocadamente? Pues supongo que por el aborregamiento tan manifiesto de una gran parte de la sociedad española así como por el desconocimiento de la historia por parte de esa misma sociedad. Y por último, y no menos importante, por la estupidez intrínseca que tienen algunas personas.
 
Decía mi abuelo que la incultura hace estragos… y qué razón tenía.

Marco Atilio








lunes, 9 de noviembre de 2015

Melancolías


La lluvia cae con fuerza.
 
Desde el oscuro umbral
de la vieja casa, mustia y fría,
miro la lluvia,
la incesante,
la pertinaz lluvia de otoño.
 
Miro como las gotas
empapan todas las cosas.
 
El viento sopla fuerte.
Todo es negruzco ahora.
 
Las gotas se estrellan en el suelo
y saltan en pedazos por doquier.

De pronto…

Los recuerdos se apoderan
de mi alma…
Mi mente vuela lejos
en el tiempo...

Oigo las risas de mi madre...
siempre llena de alegría…
siempre regalando una sonrisa.

Veo a mi padre joven y fuerte,
labrar campos de olivares,
bajo el sofocante sol de agosto,
fundido en cuerpo y alma
con una tierra…
que nunca ha sido suya…

Aquellos inocentes juegos infantiles
junto a mi hermana Ana Mari,
en el corralón de la vieja casona
que tan felices nos hacían…

Los amigos de mi infancia,
con sus alegrías y miserias a cuestas…
algunos han muerto ya.

Y es que el tiempo pasa deprisa…
muy deprisa.

Aquellos días en que conocí a Isabel
de romanticismo y fantasía
pasan ahora ante mí.

¡Es extraño todo esto!

Mi mente salta veloz,
entre una amalgama de recuerdos
que se confunden unos con otros.

El viento azota mi cara...

¡Vuelvo a la realidad!

El tiempo pasa…,
las cosas pasan…,
las personas pasan...,
como en un suspiro...

Y yo...

desde el umbral de la vieja casa,
contemplo la lluvia,
la pertinaz, incesante
lluvia de otoño.
Marco Atilio





















































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...