BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

domingo, 31 de enero de 2016

¿Quiméricas visiones?


En este país llamado España parece que hablar de justicia social, de equidad, de derechos sociales y laborales, de empleos y sueldos dignos… en fin, de poder proporcionar al ciudadano por parte de nuestros gobernantes una vida digna a todas luces necesaria y justa, es como si estuvieras defendiendo una quimérica utopía. En cuanto te manifiestas en ese sentido te tachan poco menos que de visionario antisistema y revolucionario, es como si hubieras nombrado al diablo y ponen el grito en el cielo ante tamaños desatinos. Te dicen que no tienes ni idea de cómo funciona el sistema; este sistema podrido e injusto que tenemos en donde una elitista oligarquía formada por unos cuantos, subyugan y tiranizan a pueblos enteros con la connivencia de políticos sin escrúpulos que legislan para los más poderosos en detrimento de la gran mayoría de la gente. Políticos que en lugar de servir al pueblo que los votó se sirven a ellos mismos y a los grandes poderes financieros porque saben que cuando termine su mandato acabarán en los consejos de administración de las grandes empresas a las que con sus políticas llevadas a cabo durante sus mandatos tanto han beneficiado, las llamadas puertas giratorias. “Yo legislo en tu favor y a cambio tú me das un sillón en tu empresa con un sueldazo de escándalo”. Así ha funcionado la política en nuestro país durante muchos años.

Hace pocos días comenté una noticia aparecida en un periódico digital relacionada con El Foro Económico de Davos celebrado recientemente. Mi comentario fue el siguiente:

“Aquellos políticos que con sus medidas antisociales dejan sin futuro a millones de personas no deberían dedicarse a la política. Los políticos se deben a los pueblos que los votaron y deben hacer políticas que favorezcan la igualdad entre las personas. No es buena política aquella que legisla en favor de unos pocos llevándose por delante a miles de familias honradas y sin ningún tipo de culpa. Cómo lo hagan es cosa de los políticos y tecnócratas del poder, para eso les pagan”.

Yo me pregunto qué de malo tiene este comentario, porque me llovieron las críticas por todas partes. Unas críticas a veces hirientes que tuvieron cumplida respuesta por mi parte, faltaría más.

Criticaban mis interlocutores que no había dinero para hacer tales políticas sociales, que no se podía prometer lo que no se tiene ni prometer cosas sobre un gasto que no puede crecer porque nadie nos financia. Y yo digo que con toda la cantidad de millones que han defraudado los políticos corruptos de nuestros principales partidos, que son muchos millones los defraudados, creánme, y atajando el fraude fiscal cometido por parte de las grandes empresas y fortunas sí que se podrían hacer políticas mucho más sociales. Y por otro lado, qué tiene que ver que no haya dinero ¿? para que los sueldos fueran un poquito más altos; unos sueldos que den para vivir con dignidad y no que aún trabajando seas pobre como una rata por culpa de esos sueldos de miseria que se pagan en España a cambio de jornadas laborales de diez o doce horas. El trabajo esclavo que alguien dijo.

Mientras todo esto sucede en nuestro país, nuestros señores diputados son unos auténticos privilegiados con unos sueldos muchas veces por encima, no ya del salario mínimo, sino del sueldo medio en España. Por cierto, además del sueldo reciben otras prebendas que sería tedioso enumerar pues son infinidad los privilegios de esta casta elitista. Para saber a qué me refiero solo tenéis que poner en Google “Privilegios de los diputados” y os quedaréis alucinados con la lista de prebendas que tienen sus señorías.

En fin, sea como fuere y visto lo visto, he llegado a la conclusión de que hay muy poca empatía en muchísimas personas hacia los demás y también muchísimo egoísmo.

Los gobernantes, los grandes magnates que rigen los destinos del mundo económico, los poderosos del capital, los que en realidad pueden cambiar las cosas si quisieran, viven en un mundo tan apartado del real que no toman conciencia de la tragedia que se está escenificando a su alrededor todos los días y al que ellos son absolutamente ciegos y sordos. Sólo si tuviesen una pizca de humanidad, una pizca de bondad, una pizca de solidaridad, una pizca de empatía por el prójimo, podían bajarse del pedestal de oro al que están encaramados y ponerse en el lugar de la gente más humilde, la que lucha día a día para poder subsistir en un mundo demasiado cruel con el que nada tiene. Quizá entonces el mundo sería mucho más bonito y agradable.

Yo por mi parte seguiré criticando las tropelías de los poderosos hacia los humildes y defendiendo aquello en lo que creo: Un mundo mucho más justo, equitativo, solidario y digno.

Marco Atilio

viernes, 1 de enero de 2016

Feliz 2016


Marco Atilio os desea que el año que comienza sea aquel en el que vuestros sueños e ilusiones se hagan realidad. Que se vislumbre un futuro prometedor para los que ahora no lo tienen y que encuentren durante este 2016 un horizonte lleno de esperanza.

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Marco Atilio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...