BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Desafío independentista

Soy andaluz, me siento andaluz y estoy muy honrado de serlo pero… también me siento español, profundamente español. Amo a mi Patria y me siento orgulloso de ella; de su historia, de sus gentes, de su cultura, de su patrimonio, de su geografía, de… de todo lo que se llame España.

Por eso no comprendo que quieran romperla, no comprendo que puedan separar 500 años de historia. Creo que el independentismo catalán se basa en falacias fácilmente refutables a poco que uno busque información sobre ello. Yo he buscado esa información (vosotros también podéis hacerlo) a través de diversos medios, información que no voy a reproducir aquí ya que esta entrada se haría interminable. Sí que puedo afirmar basándome en la información encontrada que no hay ninguna razón históricamente objetiva para que Cataluña tenga que separarse de España. Ni histórica, ni geográfica, ni de ninguna clase. Al menos yo no la encuentro.

Por otro lado, creo que la convocatoria de este referéndum se ha hecho de forma totalmente ilegal y saltándose todos los procedimientos democráticos. Así no es de extrañar que el Estado reaccione, no puede cruzarse de brazos ante el órdago independentista e intentará que la consulta ilegal no se lleve a cabo. Lo que espero y deseo es que la cordura y no el fanatismo imperen el 1 de octubre. Ojalá sea así porque los ánimos están muy exaltados y las emociones a flor de piel.

Yo por mi parte siento una profunda tristeza a la par que rabia contenida. Y pido a Dios que a partir del 1 de octubre impere el diálogo y que de ese diálogo salga una solución que contente a todas las partes. España no se merece lo que está pasando, España no merece políticos fanáticos que quieran acabar con ella. Tampoco merece políticos inmovilistas a todas luces ineptos que nos han llevado a esta situación por su cabezonería en no hacer nada pensando que las cosas se arreglarían solas. Me temo que con los actuales interlocutores el problema será insoluble. Pues habrá que cambiarlos. Por el bien de España.

Marco Atilio

sábado, 9 de septiembre de 2017

España vs Cataluña


La firma por parte del Govern de la convocatoria del referéndum del 1 de octubre y la aprobación en el Parlament de la Ley de Transitoriedad Jurídica para proclamar a Cataluña un Estado Independiente de España en el caso de que ganase el “SÍ” en el referéndum…

El anuncio del Presidente del Gobierno Mariano Rajoy de que, atendiendo la sentencia del Tribunal Constitucional, el referéndum no se celebrará en ningún caso y que pondrá todos los medios que sean menester para impedir la consulta…

Todo esto me produce cierto desasosiego y bastante incertidumbre. Creo, sinceramente, que se producirá más de un altercado el próximo 1 de octubre. Ojalá y la sensatez y el sentido común prevalezcan pero esto tiene muy mal cariz.

No profundizaré en el fondo del problema y de por qué se ha llegado a este grado de tensión entre el Gobierno Central y el de la Generalitat. Sí diré que en mi opinión, la torpe gestión que ha llevado a cabo el gobierno del PP con Rajoy a la cabeza, del problema de Cataluña, sin ofrecer ningún tipo de alternativa, ha tenido mucho que ver y su inmovilismo ha acrecentado el sentimiento nacionalista y separatista.

La última vez que Cataluña intentó separarse de España fue el 6 de octubre de 1934 cuando se proclamó El Estado Catalán por el Presidente de la Generalitat Lluís Companys. La respuesta del entonces Presidente del Gobierno de la Segunda República, Alejandro Lerroux no se hizo esperar, declarando el estado de guerra en aplicación de la Ley de Orden Público de 1933.

Aquel trágico episodio se saldó con entre 46 y 74 muertos según sean las fuentes consultadas y más de 250 heridos. Hubo alrededor de 3.000 personas detenidas, entre las cuales se encontraban el Presidente Lluís Companys y todo su gobierno en pleno así como varios diputados. La autonomía catalana fue suspendida indefinidamente.

Espero y deseo que no tengamos que lamentar tragedias como la de 1934 y el fanatismo no salga a relucir en todo este lamentable episodio de la historia de España que nos ha tocado vivir.

Qué triste es que las personas no luchen por unir y sí por separar. Qué triste es que las personas no sepan convivir en paz, en armonía, unas con otras.

Termino con una frase de Albert Einstein: ”El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad”.

Marco Atilio


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...