BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

sábado, 28 de julio de 2018

¿Qué es un líder político?


¿Queréis saber lo que es un líder político…? Pues más o menos es esto:

Una masa enardecida por el discurso demagogo de alguien que sabe manipular al vulgo grita enfervorecida:  
¡PRESIDENTE!
¡PRESIDENTE!
¡PRESIDENTE!
o lo que es lo mismo:  
¡PRESIDENTA!
¡PRESIDENTA!
¡PRESIDENTA!

Y el líder político piensa para sus adentros: “¡Pobres diablos aborregados!, no saben que les estoy mintiendo a la cara con un discurso acertadamente florido y eficazmente preparado”.

Esta es la imagen que mejor retrata al líder político de turno dando un mitin rodeado de sus convenientemente amaestrados seguidores.

O mucho me equivoco o esta es la penosa realidad.

Marco Atilio

jueves, 19 de julio de 2018

Un año ya

Hoy hace un año que se apagó la vida de mi padre, de nuestro querido abuelo Kiko. Aquel 19 de julio, aquella mañana calurosa y fatídica, la parca se llevó a una persona buena y nos dejó para siempre sin disfrutar de su entrañable presencia.

No ha pasado un día, ni uno solo, en los 365 días que han transcurrido desde aquel tristísimo 19 de julio en que no lo haya recordado, en que no lo haya tenido presente.

¡Ay Dios, que amargos tragos hay que vivir a lo largo de nuestra existencia! No por esperada, la muerte de mi padre fue menos triste.  De repente aquella persona a la que tanto quieres deja de compartir tu vida. Ya nunca, nunca, la volverás a ver, nunca podrá aconsejarte, nunca podrás reírte con ella y sientes un inmenso vacío que te horada el alma.

El tiempo, ese gran aliado que va calmando cualquier mala tempestad ha pasado y me ha ido resignando y adaptando mi vida a su pérdida, aunque sigue siendo difícil. Si estuviera todavía vivo podría compartir con él esto o aquello me digo pero… lamentablemente no es así.

A veces voy a su tumba y, en silencio, hablo con él. Sé que allí, en aquel hueco, solo se encuentran sus restos, que su alma está en otro sitio, pero de todas formas le hablo. Le hablo de mil cosas. Le hablo de fútbol, del Madrid y de sus logros deportivos. Le hablo de mis hijos (sus nietos), le hablo de la perrilla de Javi, de su nueva bisnieta Emma, le hablo de mí y le hablo de los problemas de la vida. También le rezo, le rezo un padrenuestro y toco su lápida antes de marcharme y cuando me alejo siempre vuelvo la cabeza para un último adiós. Porque sé que en aquel sitio se encuentran los restos de mi padre desde aquella calurosa mañana del mes de julio en que, definitivamente, lo separaron para siempre de mí y de todos nosotros.

Por eso, hoy que se cumple un año de su muerte quiero recordarlo especialmente y decirle allá donde se encuentre que siempre estará en mi corazón y en el corazón de todos los que lo quisimos. Descansa en paz querido padre, nuestro queridísimo abuelo Kiko.

Marco Atilio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...