BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Mi momento de siesta



Soy una persona a la que le gusta trasnochar, de siempre ha sido así y así lo sigo haciendo aunque al día siguiente me tenga que levantar temprano.

No es raro que me den las dos o las dos y media de la madrugada antes de irme a la cama. ¿Y qué hago despierto hasta tan tarde…? Pues habitualmente leo, escribo, veo una película, navego por internet… etc. Al día siguiente, a las seis y media de la mañana ya estoy en pie para irme a trabajar. Lógicamente, todos los días necesito dormir la siesta. Unas dos horas habitualmente.

Esto de la siesta y desde hace ya muchos años se ha convertido en un rito para mí. Una ceremonia que se repite de la misma forma día tras día.

Salgo del hospital a las tres de la tarde así que normalmente llego a casa sobre las tres y veinte poco más o menos. Hay que tener en cuenta que el hospital en donde trabajo se encuentra  en la vecina ciudad de Úbeda la cual dista de Baeza nueve kilómetros.

Pues bien, cuando llego a casa Isabel me está esperando para comer. Habitualmente lo hacemos en la cocina. Y mientras comemos solemos ver el final de las noticias así como  el programa diario “Saber y Ganar” que se emite por la “2” de TVE.

Una vez hemos comido me dirijo al salón de mi casa, enciendo la televisión, bajo la persiana hasta dejar la habitación con una suave penumbra y me tiendo en mi sillón reclinable. Cojo el mando a distancia de la tele y comienzo a hacer zapping. Pronto, casi de inmediato, los párpados comienzan a pesar, los ojos se cierran y aunque lucho por mantenerlos abiertos es una batalla perdida. De repente me invade un dulce sopor. Me abandono a Morfeo casi sin quererlo y en un abrir y cerrar de ojos (y nunca mejor dicho) me zambullo en el irreal y mágico mundo de los sueños.

Aunque resulte un tanto sorprendente, es muy habitual que el sueño me venza con el mando a distancia apuntando a la televisión y acaso a una página del teletexto que se ha quedado sin leer. Súbitamente comienzo a roncar, al menos eso dicen mi mujer y mis hijos, que por otra parte siempre han sido muy respetuosos con mi momento de siesta. Ellos saben que necesito ese par de horas para poder recuperar todas mis energías y poder volver a ser persona.

Es increíble la facilidad que tengo para conciliar el sueño a la hora de la siesta. Reclinarme en el sillón y no pasan ni dos minutos cuando ya estoy roncando. Sí, la verdad es que resulta un tanto sorprendente.

De cualquier manera bendita siesta, una santa costumbre española y que yo, fiel a esa costumbre, pongo en práctica todos los días desde hace ya muchos años y siempre siguiendo el mismo ritual. No en vano el hombre es un animal de costumbres… pues eso, yo no iba a ser menos. 

Marco Atilio

7 comentarios:

rauf Khaliulin dijo...

?Estaras fatal el día cuando no puedes hacer siesta?

Isabel Barrado Pablos dijo...

La siesta no es lo mío, más que nada porque me levanto más cansada y, a veces, hasta de mal humor. No sé por qué, pero es así.

Marco Atilio dijo...

A rauf Khaliulin: Bueno, sí y no. Los días que no puedo dormir siesta suelo acostarme la noche anterior mucho antes con lo que la necesidad de dormir la siesta no es tan apremiante. Ahora bien, si no puedo dormir la siesta porque me ha surgido algo imprevisto y no he podido programar mis horas de sueño la noche anterior, entonces sí que estoy hecho cisco por no haber podido echar mi santa siesta.

A Isabel Barrado Pablos: A algunas personas suele sucederles lo que a tí, que la siesta les cae como un tiro. Sin embargo, echar la siesta, en líneas generales es beneficioso para el organismo.

En 2013 "The Wall Street Journal" publicó un artículo titulado "The perfect nap" ("La siesta perfecta"), en el que Sara Mednick, profesora asistente de psicología en la Universidad de California, señaló que la duración ideal de una siesta, está en directa relación con lo que cada persona necesita.

Así, distinguía tres categorías:

1- Para un golpe rápido de energía: 10 a 20 minutos.

2- Para mejorar la memoria cognitiva (recordar datos, lugares, rostros, etc.): 60 minutos.

3- Para la creatividad y la memoria emocional: 90 minutos, los que equivalen a un ciclo completo de sueño.

Por otra parte, según el neurólogo Walter Avdaloff, director del Instituto del Sueño Neurodiagnos de Chile, desde el punto de vista de nuestro reloj biológico, nosotros estamos programados como humanos para dormir siestas.

También resalta Walter Avdaloff que "la siesta sólo se duerme si la persona está cansada y la necesita. Por lo tanto, si alguien no está cansado y se siente bien dormir la siesta sería contraproducente.

Yo, particularmente, como trasnocho mucho y me levanto muy temprano sí que necesito dormir mis dos horas de siesta. Ese tiempo para mí es el ideal para sentirme bien el resto de la tarde. Pero bueno, cada persona es diferente y lo que para algunos es beneficioso para otros no lo será tanto. Gracias por tu comentario. Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo sí que duermo la siesta, todos los dias y, oye me sienta de perlas. Según he leído la siesta es muy beneficiosa así que yo tengo una sana costumbre. Yo no llego a las dos horas de siesta pero le falta poco. Con hora y media tengo sufieiente. Aleluya por esta bendita tradición española. Saludos.

Marco Atilio dijo...

Amén. Gracias por tu comentario.

El Bastardo dijo...

¡ah! ¡Qué rica siesta! al que la inventó había que ponerle un monumento. Saludos.

Marco Atilio dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Bienvenido a este pequeño rincón. Gracias por tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...