BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

martes, 22 de mayo de 2018

Adiós Pilar


Esta entrada está dedicada a la memoria de mi compañera y amiga Pilar, fallecida prematuramente a los 54 años. Una persona fuerte, valiente, con una alegría que contagiaba a los que la rodeaban. En definitiva, una mujer extraordinaria.

Basándome en un antiguo poema mío que titulé “La Muerte”, he compuesto esto para tí, mi querida amiga.

Se apagan las risas de los niños,
y el canto de los pájaros.
El sol de la primavera ya no calienta.

El silencio, poco a poco.

Quisiera gritar y no puedo.
¿Qué me pasa?
Me siento extraña…
y sola,
terriblemente sola.
Siento como si no hubiera lluvia,
como si no hubiera viento,
 como si no hubiera sol,
ni árboles, ni montañas…
¡Como si no hubiera nada!
Como si nada existiera.

¿Dónde están mis hijos?
¿Y mi marido?
¿Por qué lloran?
¿Por qué lloran todos?

 Poco a poco el silencio.

¡Y esta terrible soledad!

¡Y el frío, siento mucho frío!

Y todo es oscuridad,
una oscuridad terrible y arrebatadora.

Empiezo a sentir miedo.

Y es que…
¿por qué no puedo moverme?

Me gustaría saber qué está pasando,
por qué siento este vacío.

Yo quiero ver a mis hijos,
a mi marido, a mi familia,
a mis compañer@s...
Pero no puedo,
todo es oscuridad.

¡Tengo tantas preguntas!
¡Necesito tantas respuestas!

Silencio, todo es silencio…

No, ahora no,
de repente empiezo a comprender.

Ahora vienen las repuestas.
Como una luz vienen a mí,

a mi Ser…

¡A mi Alma!

¡Mi vida se ha acabado!

¡Dios mío!

Yo no quería, no tan pronto.

No...,

por mis hijos.

No...,

por mi marido.

He luchado por la vida
con todas mis fuerzas pero,
no he podido vencer…

¡A la muerte!

¡Dios mío!, ¡Dios mío!

Sin embargo…

Ahora ya no hay dolor
y sí mucha paz.

No estoy triste.

¿Debería estarlo?

Sé que algún día los veré de nuevo,
no sé por qué lo sé, pero lo sé.

Por eso no estoy triste.

Y todo el amor que me llevo…
de mis hijos, de mi marido,
de mi familia, de mis compañer@s...

me reconforta.

Quisiera gritarles que no tengan pesar por mí.
Lo hago, lo estoy haciendo pero…

No me oyen.

Lástima.

Decirles que todo lo que fue…

ya no es,

ya no es.

MARCO ATILIO

viernes, 6 de abril de 2018

Especie fallida


Hace poco estuve en Madrid viendo la Exposición sobre Auschwitz y el Holocausto y pude comprobar hasta dónde puede llegar la maldad humana.

Ante esas atrocidades y otras que nos refieren a diario los medios de comunicación, llego a la conclusión de que somos una especie nociva, nociva para nuestros congéneres y nociva para las demás especies. Quien quiera que fuese el que nos puso sobre La Tierra, cometió el mayor error que se haya dado en la historia del Universo. No tenía ni idea qué clase de chapuza estaba haciendo.

Quizá seamos una especie fallida dentro de la natural perfección del Universo. Y quizá la buena gente no sea más que un error en la propia esencia de nuestra especie.

Hay demasiados acontecimientos espeluznantes en el mundo, prácticamente todos los días, que vienen a corroborar ese fallo creacional. Los seres humanos estamos impregnados de una especie de maligna locura que nos hace seres despreciables en demasiados casos, casos que saltan a las noticias con demasiada frecuencia.

Por ejemplo el reciente caso de Gabriel, el niño de Almería, arrancado de la vida por una mente retorcida y siniestra, una de las muchísimas que pululan por este asqueroso mundo nuestro.

Lo dicho, quien quiera que nos pusiese aquí no tenía la más mínima idea de lo que estaba haciendo. Ni pajolera idea.

Marco Atilio

sábado, 31 de marzo de 2018

España necesita un cambio


Empleo precario, trabajo esclavo, bajos salarios, empobrecimiento de la población... Esos son los frutos de la política neoliberal ejercida por el PP durante los últimos años.

Me extraña sobremanera que, a pesar del evidente fracaso de esas políticas neoliberales, haya gente, mucha gente todavía, que se plantee seguir votando a un partido que ha hecho tanto daño a las clases más vulnerables de nuestra sociedad. A un partido en donde la corrupción es algo intrínseco a su propia idiosincrasia como bien se ha demostrado. Por supuesto si se vota a un partido en donde los escándalos de corrupción son el pan nuestro de cada día, será uno cómplice de esa corrupción porque la estará amparando con su voto.

Estamos en un país de borregos en donde no existe el más mínimo atisbo de pensamiento crítico. De verdad, España no tiene arreglo y adolece, en muchas de sus gentes, de cultura, esa cultura que de haberla permitiera, siquiera atisbar, un cambio de tendencia. La cultura, el valor de la cultura; una herramienta fundamental para que los pueblos y sus gentes tengan la capacidad crítica necesaria para cambiar a los títeres que nos gobiernan y que tanto daño han hecho a una gran parte de la sociedad española. Una sociedad que, en un gran porcentaje, se está desangrando a chorros; sin recursos, sin esperanza..., sin futuro.

Después de tantos años de recortes en sanidad, en educación, de precariedad laboral… he llegado a la conclusión de que lo que este país necesita es un cambio drástico en la manera de hacer política, una política mucho más social, que apueste por los más desfavorecidos. Que nuestros gobernantes trabajen para que el reparto de la riqueza sea mucho más justo y equitativo, que se luche por atajar la creciente desigualdad, una lacra que nos lastra como sociedad civilizada. Solo de esa manera saldremos del pozo de la injusticia y la marginación que sufren tantas y tantas personas en nuestro país.

España no necesita más de lo mismo, necesita cambiar, necesita que sus gobernantes gestionen con sabiduría y justicia los recursos del país, sin excluir a una inmensa parte de la sociedad para beneficiar a unos pocos como se ha hecho hasta ahora. España no necesita más políticas neoliberales que son sinónimo de marginación social.

España necesita un cambio, un cambio absoluto… y con urgencia.

Marco Atilio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...