BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE F.J.M. (MARCO ATILIO).

jueves, 19 de marzo de 2020

El maldito coronavirus

Aquí, en el patio delantero de mi casa, fumando un cigarrillo. Son las 12 y media de la noche y España está en cuarentena por el maldito coronavirus.

Muchas veces he hecho esto antes y normalmente el silencio a esas horas es el que predominaba, pero de vez en cuando lo rompía el sonido del motor de un coche al pasar, o el murmullo de alguna conversación lejana. Pero hoy es algo diferente. Hoy el silencio es extraño, misterioso y muy profundo. Se puede oír… ¡el silencio! Es como si la vida hubiera dejado de fluir.

Mil pensamientos acuden a mí en tropel: Proyectos interrumpidos, ilusiones cortadas, esperanzas quebradas… de mucha gente, al menos por el momento. Pienso en mis compañeros y compañeras del hospital: médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, celadores, pinches, limpiadoras… Cada uno importantísimo en su labor. Maravillosos profesionales que se exponen cada día al maldito virus y que realizan una labor  (a veces no suficientemente valorada) fundamental para la sociedad. Ojalá estuviera yo junto a ellos y ellas, y juro por Dios que no es hipocresía.

En mis ya largos años de vida no creí que podría llegar a vivir un momento como este. Supongo que lo mismo les pasará a otras personas.

Cuando todo esto pase veremos el alcance que tiene el paso por nuestras vidas de un enemigo diminuto, que no podemos ver, pero que es poderosísimo. Ha sido capaz de (por el momento) doblegar el mundo entero.

Acabo mi cigarrillo, Morfeo me llama a voces, es hora de pensar en acostarse. En fin, un día más en la guerra del mundo contra el coronavirus.

martes, 10 de marzo de 2020

Ratas de laboratorio

Me da la impresión que esta crisis del coronavirus encierra más de lo que nos cuentan. Me pregunto si no habrá detrás algún oscuro interés económico. En fin, no lo sé. De lo que sí estoy convencido es que las personas somos “ratas” de laboratorio en manos de los grandes poderes económicos que manejan el mundo. Creo que el fin último que persiguen, es acumular ganancias manteniendo a toda costa el statu quo que les interesa, a base de experimentar con la sociedad en su conjunto.

Se inventarán las crisis que sean necesarias, se sacarán de la manga cualquier cosa para restringir derechos sociales. Para que los sueldos sean lo más bajos posible. Recortarán las pensiones e intentarán privatizar el Sistema. Idearán mil planes para privatizar servicios esenciales para la sociedad como la sanidad o la educación, recortando en ellos para que la gente vea estos servicios unos servicios mediocres y tener la excusa perfecta para privatizarlos.

El ingenio del poder es grande y malévolo. Como ya dije en alguna ocasión, el capitalismo es un adversario ciclópeo, un gigante que hay que derribar. Somos muchos enanos y es en nuestro número donde reside nuestra fuerza para poder derribar a este monstruo que nos subyuga y esclaviza.

Lamentablemente, el tiempo me ha ido demostrando que, aunque seamos muchos los enanos, es tan grande el poder del dinero en el mundo que me parece que llevamos todas las de perder. Y no atisbo ningún rayo que nos haga tener la menor esperanza.

Seguiremos siendo “ratas” de laboratorio y seguirán experimentando con nosotros hasta que la raza humana desaparezca por alguna catástrofe natural o por su propia irresponsabilidad. Mientras tanto a joderse, a aguantarse y a esperar la próxima ocurrencia del mundo capitalista (al que solo le preocupa el poder que da el dinero) para hacernos la vida un poquito más difícil. Cueste lo que cueste y pese a quien pese, en este caso nosotros, los ciudadanos de a pie, las “ratas” de laboratorio.

martes, 3 de marzo de 2020

Convivencia


Quien embarra la convivencia con sus indecentes actos, tiene que asumir el riesgo de ser excluido.


viernes, 14 de febrero de 2020

Sabiduría y tontuna



El contenido de la frase que viene a continuación, lo he podido constatar de forma empírica bastantes veces a lo largo de mi vida. La he compartido por WhatsApp, por Twiter y mi blog no iba a ser la excepción. La frase se me ocurrió hace poco. A ver qué opináis. Es esta:

“La vida me ha enseñado que a medida que pasan los años, el sabio se hace cada vez más sabio y el tonto cada vez más tonto”.



domingo, 12 de enero de 2020

Nostalgia


He trabajado durante bastante tiempo en un hospital. Ahora ya no lo hago porque me jubilaron por mi lesión en la pierna. Cuando por inexcusable obligación, ya que no lo hago en otro contexto, tengo que acudir al lugar donde he trabajado durante tantos años, me ocurre algo que se repite siempre, algo extraño y que no puedo evitar: Me invade una infinita nostalgia  acompañada de una voz interior que me dice: “qué pena que el azar caprichoso, quitara de mi vida mi adorado trabajo”. ¿No es extraño?

Lo digo porque han pasado ya cuatro años desde que no trabajo allí. Por eso, por el mucho tiempo que ha pasado, me extraña que la melancolía se apodere de mí todavía y eche tanto de menos una etapa que hace mucho que pasó.

Y eso que solo acudo por inexcusable obligación como he dicho antes, pero cuando lo hago, al ver las caras conocidas, al recorrer sus pasillos y sus estancias, los recuerdos se avivan y acuden a mí en tropel. Porque cada cara conocida, cada pasillo, cada estancia, me cuenta una historia, una historia de veinte y muchos años. Una historia que ya solo queda en mi memoria. Pero una historia que al fin y al cabo me marcó para siempre… y para bien. Porque al amor por mi trabajo hay que unir la cantidad de personas que se cruzaron en mi vida, que vivieron la suya a mi lado día por día durante muchísimo tiempo y que me dejaron, en la inmensa mayoría de los casos, una bonita y honda huella.

Así que, tampoco es tan extraño que la nostalgia me visite cuando, por unas u otras causas, tengo la necesidad de acudir al que fue mi lugar de trabajo, un trabajo que amaba profunda y apasionadamente y que perdí por uno de esos veleidosos caprichos del destino.

En fin… ¡C'est la vie!

miércoles, 8 de enero de 2020

Gobierno progresista


Acaba de conformarse un gobierno de coalición progresista de izquierdas. Esto es único en nuestra democracia. Por el bien de España y de los españoles, espero que lo hagan bien.

Como librepensador no seré yo quien prejuzgue su labor de gobierno sin conocer los resultados de la legislatura que comienza. Aunque por supuesto estaré vigilante de su labor para sacar mis propias conclusiones.

El tiempo juzgará.

viernes, 3 de enero de 2020

FELIZ AÑO 2020


jueves, 12 de diciembre de 2019

¡Qué largo el túnel del tiempo!


¡Qué largo el túnel del tiempo...!

¡Cómo se desvanecen los recuerdos!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...