BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

domingo, 21 de abril de 2013

Esclavitud infantil

Iqbal Masih

El pasado 16 de abril se conmemoró el “Día Internacional contra la Esclavitud Infantil”. Y se conmemora ese día pues fue un 16 de abril de 1995 cuando el niño pakistaní Iqbal Masih (símbolo de la lucha contra la explotación infantil) fue asesinado con tan solo 12 años.
 
Tenía apenas cuatro años cuando su padre a cambio de un préstamo de 600 rupias para pagar la boda de su hijo mayor decidió entregar al pequeño Iqbal al propietario de una fábrica de alfombras. Así empezó a trabajar 12 horas diarias para saldar la deuda familiar, pero con el paso del tiempo la deuda no sólo no disminuía sino que aumentaba con los intereses y con los nuevos préstamos que pedía su padre.

En 1992, cinco años después de que comenzara su particular infierno, Iqbal conoció a Ehsan Khan, un activista que luchaba por acabar con las condiciones de esclavitud en el trabajo. Siguiendo su ejemplo, Iqbal Masih comenzó a denunciar las deplorables condiciones laborales en las que otros muchos niños como él trabajaban en los telares de alfombras, convirtiéndose en un héroe para ellos. Sus denuncias consiguieron cerrar varias empresas del sector textil de Pakistán en las que todos los trabajadores eran niños esclavos.
 
Su ejemplo trascendió internacionalmente, siendo premiado en Estocolmo y Boston. Denunció la situación de sus millones de hermanos esclavos incluso en la ONU. Con el premio abrió una escuela, cuando colocó la primera piedra su intención era hacerse abogado para continuar la lucha contra la esclavitud infantil. “No compréis alfombras hechas por niños esclavos”, dijo en Boston al recibir el premio por su lucha solidaria.
 
Sin embargo, su activismo empezó a ser pronto un estorbo para los empresarios que se lucraban con el trabajo infantil, después de múltiples amenazas Iqbal Masih fue asesinado por la mafia de la tapicería de Pakistán mientras montaba tranquilamente en bicicleta.
 
En pleno siglo XXI más de 400 millones de niños entre 4 y 14 años, de los cuales 165 millones tienen menos de 5 años, son esclavizados en el mundo. Explotados y forzados a participar en un juego maquiavélico: Guerras, prostitución, explotación laboral, hambre, malos tratos,... este es el panorama de millones de niños cada día, son niños esclavos, no niños trabajadores. Este crimen mundial, según las estimaciones de la OIT, lejos de desaparecer aumenta anualmente en número y en crueldad.
 
Las causas de este genocidio contra la infancia son:
 
1-. Un sistema económico internacional radicalmente injusto: grandes multinacionales y un sistema financiero mundial que busca el máximo beneficio y no repara en usar a los niños.
 
2-. Un sistema político que, con los grandes organismos internacionales (ONU, UNICEF, FMI, etc.) y todos los partidos con representación parlamentaria, incluidos los españoles, legitima esta situación, pues no han hecho nada para acabar con este crimen.
 
3-. Un sindicalismo de los países enriquecidos que ha traicionado su historia de lucha solidaria. Con su silencio ante la esclavitud infantil, manifiesta su complicidad y su insolidaridad con los trabajadores empobrecidos.
 
4-. Una sociedad del primer mundo enriquecido que cierra los ojos ante esta barbarie, de la cual se beneficia a través del consumo, que muestran a diario productos elaborados con las manos de los niños esclavos.
 
Solo el egoísmo, la inhumanidad y las conductas más execrables son capaces de explicar esta atrocidad. Si no somos capaces de parar las aberraciones de este injusto, insolidario, inhumano y claramente deficiente sistema neoliberal capitalista no solo no podremos evitar la esclavitud infantil sino que esta se extenderá a muchos otros segmentos de la población, incluso en el mismo corazón de los llamados países desarrollados. Las políticas que se están llevando a cabo me temo que van en esa pérfida dirección. Si entre todos no paramos esta locura la muerte de Iqbal Masih habrá sido un sacrificio fútil.
 
*******************
Transnacionales españolas y esclavitud infantil
 
Tres grandes empresas españolas siguen en la “lista negra” de trabajo esclavo, según informes recientes, al igual que otras 77 grandes empresas del Norte del planeta.
 
indignante
“Salarios miserables, jornadas sin fin, niñas explotadas, sindicatos proscritos, ambiente insalubre... El sombrío escenario laboral que engulle cotidianamente a miles de mujeres jóvenes del empobrecido estado indio de Tamil Nadu, empleadas en condiciones de esclavitud en los talleres que suministran productos textiles a las primeras marcas mundiales, parece condenado a perpetuarse en el tiempo. Y mientras las autoridades del gigante asiático toleran los abusos, 77 grandes empresas occidentales, entre ellas El Corte Inglés, Inditex -propietaria de firmas como Zara y Pull&Bear- y Cortefiel siguen obteniendo jugosos beneficios.
 
Así lo han vuelto a denunciar el prestigioso Centre for Research on Multinational Corporations, una organización independiente holandesa que escruta las prácticas de las grandes multinacionales, y el India Committee of the Netherlands, una ONG del mismo país impulsora de la campaña contra la explotación laboral vinculada al comercio textil. En un exhaustivo informe hecho público, ambas organizaciones sacan de nuevo los colores a los principales emporios mundiales de la confección por comerciar con esa tupida trama de trabajo esclavo.
 
El Corte Inglés, Inditex, Cortefiel y la inmensa mayoría de las otras 74 firmas que integran esa lista negra son reincidentes. Su nombre ya apareció en un primer informe que, bajo el título Captured by cotton (Atrapadas en el algodón), se hizo público en mayo de 2011. En él se denunciaba el proceso de reclutamiento de miles de niñas y jóvenes de entre 14 y 20 años por los cuatro grandes fabricantes textiles de Tamil Nadu, uno de los estados más pobres de la India: Bannari Amman Group, KPR Mill, SSM India y Eastman Exports. Esta última, que cuenta con una red de 33 talleres, tiene entre sus principales clientes a las tres empresas españolas.
 
Aquel primer informe revelaba que las adolescentes contratadas en condiciones de semiesclavitud pertenecen a los Dalit, la casta más baja de la India, considerada impura y empleada en trabajos marginales. Niñas y jóvenes son atraídas por sus empleadores con promesas de una vida mejor -incluidas tres comidas diarias y alojamiento en los mismos talleres- ante el reclamo de un salario diferido que cobrarán al finalizar sus contratos, y que servirá para costear su dote -lejos del alcance de su familia- y contraer matrimonio. Es lo que se conoce como Plan Sumangali, una palabra tamil que define a las mujeres solteras cuya máxima aspiración es casarse.
 
Prácticas perversas
 
El segundo informe, difundido con el título Maid in India (literalmente Criada en la India) y elaborado a partir de un concienzudo trabajo de campo basado en el testimonio de 180 trabajadoras, admite que los talleres de trabajo esclavo han hecho algunos progresos en los casi 12 meses transcurridos. El Plan Sumangali, por ejemplo, ha sido prácticamente erradicado en Eastman Exports, proveedor de El Corte Inglés, Inditex y Cortefiel, aunque subsiste en los demás. Pero otras muchas prácticas perversas aún se mantienen en ese gigantesco conglomerado textil.
 
El documento de las dos organizaciones holandesas, entre las más graves, la contratación de niñas de 14 y 15 años; jornadas laborales de 24 horas -con solo dos de descanso- durante los picos de producción; salarios de 1,61 euros diarios; horas extras sistemáticamente pagadas como si fueran ordinarias; falta absoluta de medidas de seguridad; abusos verbales y, en ocasiones, acoso sexual; confinamiento en los centros de trabajo o prohibición de la actividad sindical.
 
Los autores del informe sostienen, en el capítulo de conclusiones, que, pese a que las grandes multinacionales "tienen la responsabilidad de garantizar que los derechos de los trabajadores son respetados en toda la cadena de suministro, solo un número relativamente pequeño de compañías están verdaderamente comprometidas en la protección de los derechos humanos" en los talleres textiles indios que las proveen de género”.
 
Fuentes consultadas:
 


http://www.solidaridad.net/noticia/217/16-de-abril-dia-mundial-contra-la-esclavitud-infantil
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/16/solidaridad/1302909453.html
http://www.solidaridad.net/iqbal/index.php
http://es.wikipedia.org/wiki/Iqbal_Masih
http://www.solidaridad.net/noticia/7219/transnacionales-espanolas-y-esclavitud-infantil






























4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Me llamo Uma Sankar y tengo 10 años, trabajo desde hace 2 años en la industria de la alfombra. Me levanto a las 5 de la mañana y estoy en el telar asta las 5 de la tarde con media hora de reposo. No tengo ni vacaciones ni fines de semana libre. Mi familia aceptó un prestamo de 200 rupias y por eso estoy aquí."

Testimonio desgarrador que he encontrado en Internet. Marco Atilio si me lo permites voy a decir algo mal sonante pero es que el furor me domina: "Me cago en los muertos de todos los que de una u otra forma explotan al ser humano, especialmente a los niños".

Asun dijo...

Como dijo Gloria Fuertes: "No basta con defender a los explotados, hay que curar al explotador su tisis de egoísmo".
Vaya un mundo de mierda que nos ha tocado vivir. Saludos.

nugara dijo...

Desgarrador tu post, a mi personalmente me va a hacer reflexionar cada vez que compre ropa y piense sí detrás de ese artículo que aquí compramos muchas veces sin necesitarlo hay detrás una historia de esclavitud infantil. Gracias por sensibilizarnos

Anónimo dijo...

Este artículo es la pura verdad. El último eslabón de la perversa cadena de la esclavitud infantil somos los consumidores. ¿Una receta? Consumir sólo lo necesario y por supuesto ninguna marca esclavista. Muy buen artículo.
Javier, tu compañero

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...