BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

lunes, 17 de diciembre de 2012

El Panadizo

a (4)

Un poco de humor nunca viene mal, sobre todo en estos tiempos que corren por eso, aquí os dejo el siguiente poema de Félix María de Samaniego que es una copia exacta de una versión encontrada en el libro “Poesía Erótica Castellana”, recopilación de 1976 de Jesús García Sánchez y Marcos Ricardo Barnatán. Seguro que os arranca una sonrisa:


Un gordo capuchino confesaba

de un fiero panadizo que tenía

a una sierva de dios, que se quejaba

en un dedo ya mucho tiempo hacía,

el cual negado al bálsamo y ungüento,

cada vez la causaba más tormento.

El fraile, de su mal compadecido

la dijo: Hermana, tengo por perdido

el tiempo que se aplica

a bregar con emplastos de botica;

pues sé por experiencia

que, cuando se endurece una dolencia

el remedio mejor para curarla

es tratar el modo de ablandarla,

metiendo aquella parte dolorida

en paraje caliente;

métala, pues, hermana, por su vida,

para que el panadizo se reviente,

dentro del agujero

que de las ingles hallará frontero.

La devota, en el fraile confiada,

puso su dedo en cura; y agitada

por las muchas cosquillas que sentía,

al tiempo que allí lo tenía,

tan incesantemente meneóse,

que al cabo el panadizo reventóse.

Para mostrar su agradecido afecto,

le contó al capuchino el efecto

que su remedio había producido

pero él la respondió muy afligido:

Sea, hermana, para bien y norabuena;

más sepa que yo sufro de igual pena,

pues tengo un panadizo pernicioso

en el miembro colgante y pegajoso,

que no uso (dios me guarde) en otros fines

que el de dar libre suelta a los orines,

y no encuentro ¡ay de mí! para ablandarle

sitio donde meterlo y menearlo.

Por eso, Padre mío no se apure

(ella le dice); pues, porque se cure,

a pesar del humor, yo mi agujero

prestarle, agradecida, al punto quiero.

En efecto, a la cura que promete,

la devota se pone, y luego mete

su dedo en el ojal el frailecillo,

empujando y moviendo despacico,

y logra al fin de operación tan seria,

que suelte el panadizo su materia.

Sacó su dedo sano y deshinchado

el fraile; y ella, al verle sosegado

le dice ruborosa: padre mío,

perdone a mi malicia un desvarío,

pues debo confesarle francamente

que al tiempo de la cura antecedente,

sospeché por su ardor y movimiento

que atropellaba al sexto mandamiento.

El fraile la responde ¿esto dudaba?

acaso así es verdad como pensaba;

pero ello no le dé ningún cuidado,

que haciéndolo conmigo no es pecado.

No creyó la respuesta decisiva

la sierva del señor; quedó suspensa

viendo que su virtud madurativa

era tal vez ofensa

del precio de Dios; dudó un instante,

tornósele el semblante

rojo como las flores del granado,

y dijo: padre pues si no es pecado,

y con ello su gusto satisfizo,

oiga, ¿cuándo tendrá otro panadizo?

Marco Atilio


3 comentarios:

J.R.Q. dijo...

Que guarra la monja, je...je...

Ann Celeste dijo...

Muy guarra la monja pero el fraile era más listo que el hambre. Hay la curia, como para fiarte de ellos.

Asun dijo...

Se juntaron el hambre con las ganas de comer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...