BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

lunes, 6 de mayo de 2013

Saber elegir

150415681

Muchos matrimonios fracasan porque aunque nos demos cuenta (incluso antes de comprometernos) que determinadas actitudes y comportamientos de la otra persona no son las más idóneas, nos emperramos en continuar una relación que está abocada al fracaso y que nos hará infelices de continuarla. Aunque estemos enamorados de la otra persona y minimicemos sus defectos hay cosas que no se pueden obviar ni pasar por alto, señales que nos indican que por muchas oportunidades que le demos a nuestra pareja esta no será capaz de cambiar su comportamiento pernicioso. Por eso hay que saber elegir y elegir con sabiduría a la hora de escoger la persona que compartirá nuestras penas, nuestras alegrías y en definitiva nuestro futuro.

Hay cosas en las que por más que nos empeñemos nos vienen ya dadas. Evidentemente no podemos elegir a nuestros padres, ni a nuestros hermanos, tíos, primos…, pero sí que podemos hacerlo cuando se trata de elegir a la persona que paseará con nosotros por el camino de la vida.
 
Para que una relación de pareja perdure debe asentarse sobre firmes cimientos, a mi modo de ver los siguientes:
 
El primero de ellos y más evidente es el amor, sin amor es de Perogrullo que no puede haber relación. El amor entre los dos miembros de la pareja debe ser fuerte y lo más intenso posible. 
 
Luego está el compromiso de ambos de perpetuar su unión para toda la vida, el compromiso es un acto libre de la voluntad por el cual la pareja se compromete a mantener la unidad y la indisolubilidad de su amor.
 
La tolerancia es un pilar básico en cualquier relación, la tolerancia es el respeto y la aceptación del otro, con sus virtudes y defectos. Cada miembro de la pareja tiene derecho a sus momentos de independencia e intimidad, a desarrollar sus proyectos, aficiones o ilusiones sin sentirse coartado por el otro. Por eso es fundamental un espacio vital para él, otro para ella y otro común para los dos.
 
La confianza es también un pilar fundamental en cualquier relación de pareja. Una relación sin confianza mutua no va a ninguna parte. No una confianza ciega sino racional. Si no tenemos motivos reales o probados para desconfiar, agobiar a nuestra pareja con nuestros miedos o inseguridades la apartará de nosotros. La falta de confianza enrarece las relaciones y hace difícil la convivencia. Pero la persona que desconfía también sufre mucho y puede pasar fácilmente del amor a la obsesión. La desconfianza en la otra persona no son sino celos y como dijo Gregorio Marañón: “Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible”. Es importante que ambos podáis seguir disfrutando de vuestros propios amigos solos, por supuesto, de una forma honesta y sana. Para ello es fundamental tener confianza en la pareja.
 
La comunicación es otro punto esencial en la relación entre dos personas. Sin comunicación es imposible que ambos miembros de la pareja se sientan felices y que su relación funcione. Es muy importante poder expresarle a nuestra pareja nuestras inquietudes, nuestros sentimientos, nuestros proyectos y obtener a cambio una necesaria reciprocidad. Si existe una buena comunicación entre los dos es fácil resolver los problemas que vayan surgiendo.
 
También es muy importante saber escuchar. Tu pareja debe saber que puede contarte cualquier cosa porque tú le vas a prestar toda tu atención. Saber escuchar nos ayudará a comunicarnos mejor, a crear lazos especiales de complicidad entre la pareja y a saber qué quiere, qué necesita o qué preocupa al otro. Y no se trata de mantenerse callado y oír lo que el otro dice, sino de escucharle y tratar de entenderle.
 
La compresión, importantísima en cualquier relación de pareja. Hay que saber ponerse en el lugar del otro, tratar de averiguar qué siente, como piensa, por qué se ha comportado así. Ninguno tenemos la razón absoluta y siempre hay muchas versiones para la misma historia.  Aunque debéis tener cierta afinidad, no tenéis por qué pensar igual. Resulta evidente que no podemos hacer que la otra persona sea como nosotros queramos que sea, el otro será como es y no deberíamos intentar cambiar eso. Tu pareja no puede ni debe comportarse igual que tú; enfadarte por todo lo que hace sin tratar de entenderle o intentar cambiarle es un error.
 
Es primordial saber discernir qué hechos son realmente importantes para que una relación de pareja se rompa; pienso que la infidelidad, los malos tratos físicos o psicológicos y la falta de confianza son razones poderosas para que una relación se quiebre. Hay otras circunstancias que pueden herir una relación, pero si hay una buena base con sólidos cimientos podremos superar todas esas circunstancias simplemente con el diálogo.
 
Por último he de decir que la elección de la pareja no es nada baladí, de nuestra inteligente elección dependerá nuestra felicidad futura y si vemos que con el paso del tiempo la otra persona nos hace daño del modo que sea, que es una persona emocionalmente inestable, nada equilibrada y que empecinarnos en seguir a su lado nos reportará mas perjuicio que beneficio, es de una sensatez aplastante poner fin a esa relación más pronto que tarde, para poder seguir buscando la felicidad con alguien más adecuado que nos haga crecer y evolucionar como personas. 
 
Marco Atilio











6 comentarios:

T.J. dijo...

Como dijera el moralista y ensayista francés Joseph Joubert: "No hay que elegir por esposa sino a la mujer que uno elegiría por amigo si fuera hombre".

Asun dijo...

El amor es ciego y aveces nos equivocamos. Lo curioso y lo que había que estudiar con detenimiento es por qué cuando nuestra pareja nos está haciendo daño, físico y psicológico, incluso con verdadero peligro para nuestra vida (violencia de género) seguimos aguantando los desmanes y la violencia del maltratador. Sí, es realmente curioso.

Anónimo dijo...

A veces es demasiado tarde cuando nos damos cuenta que la persona con la que creiamos ser felices para el resto de nuestra vida es el mismo diablo. En mi familia hay un caso de malos tratos y nuestro familiar no se dio cuenta o no quiso darse cuenta que tenía el enemigo en su propia casa. Por eso es tan importante lo que dices Marco Atilio, hay que saber elegir y elegir de forma inteligente la persona que compartirá nuestra vida. Saludos.

eltodopoderoso dijo...

Esto es una cosa muy difícil ya que lo que elegimos es para toda la vida.
En un principio uno se enamora de lo que ve, osea de la belleza, pero después nos damos cuenta que lo que que da realmente con los años es la belleza interior de las personas, que es ay donde nos damos cuenta de la realidad

Alberto H. T. dijo...

"El destino determina quién entra en tu vida, pero tú decides quién se queda". Esta es una frase que he encontrado en internet y qué razón tiene. Nosotros tenemos la libertad de elegir quién nos acompañará por los intrincados senderos de la vida si elegimos con sabiduría encontraremos paz y felicidad de lo contrario nuestra vida puede convertirse en un infierno. Saludos.

IGALA dijo...

Que importancia tiene saber elegir tu pareja, de ello dependerá (como bien dices) tu felicidad y probablemente la de todos los que de verdad te quieren. SAludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...