BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

jueves, 2 de abril de 2015

Semana Santa… ¿fervor o verbena?

002b

Estamos en el ecuador de la Semana Santa. A estas alturas un puñado de cofradías han hecho ya su Estación de penitencia por las calles de Baeza. Huele a primavera y a procesión. Además, como un regalo añadido, la climatología está siendo condescendiente con estos días y parece que lo será con toda la Semana Santa.

Son días especiales, sobre todo por estas tierras andaluzas en donde el fervor y las emociones inundan el alma de muchos penitentes y costaleros ansiosos de ser partícipes de los diversos desfiles procesionales. Unos acompañando aquel cristo o aquella virgen, otros portando los distintos pasos para que el pueblo disfrute y se entusiasme con el compás que, al son de trompetas y tambores, en un vaivén bello y emotivo proporcionan al trono los esforzados costaleros al tiempo que el aroma de la cera, el clavel y el incienso inundan el ambiente de unos efluvios indescriptibles para los sentidos y de los que nos vemos inmersos todos aquellos que miramos la solemnidad de nuestros desfiles procesionales.
 
003c

Son días para disfrutar de la Semana Santa de una ciudad que, junto con la vecina Úbeda, es Patrimonio de la Humanidad. En efecto, Baeza es una ciudad de inconmensurable belleza y joya del renacimiento español. Colmada de iglesias y palacios renacentistas ofrece un marco incomparable para que las distintas hermandades recorran sus calles y plazas repletas de historia.
 
Pero también son días para vestir nuestras mejores galas (aunque personalmente, y como soy más de sport, odie vestir mis mejores galas). Son días de alegría y divertimento, días de bares y de hornazos, días de asueto.
 
004d

Lo queramos o no admitir, la Semana Santa es una fiesta en donde la religión la hemos relegado a un segundo plano. Contemplamos sus desfiles procesionales no por su carácter religioso si no por la vertiente artística de sus tronos, cristos y vírgenes. Porque en la inmensa mayoría de los casos, vemos nuestras procesiones como algo estético y fuera de toda connotación religiosa. No debiera ser así, porque en teoría, nuestra Semana Santa es la representación de un momento de la historia en el que un Hombre, aceptado por los cristianos como el Hijo de Dios, dio su vida por la salvación de la humanidad hace más de 2000 años. Y lo que la Semana Santa quiere representar a través de sus diversos desfiles procesionales es la Pasión, Muerte y Resurrección de aquel Hombre y el sufrimiento de su Madre ante aquellos terribles acontecimientos.
 
Sin embargo, la Semana Santa está cargada de una fina hipocresía que nos alcanza prácticamente a todos ya que buscamos durante estos días nuestro disfrute y lucimiento personal más que cualquier otra cosa. Al menos esa es mi opinión y así la comparto con todos vosotros.
 
Marco Atilio

9 comentarios:

Isabel Barrado Pablos dijo...

La Semana Santa es más una fiesta turística que otra cosa. Representación artística de la pasión de Cristo ante un público entregado ante tallas de de imágenes de Cristos y Vírgenes cargadas de joyas hasta arriba y ricos mantos; ídolos de madera, pero ídolos al fin y al cabo. Yo es que soy como Machado, creo en el pescador de almas, pero no en una imagen de madera. Y me chirría mucho ver las imágenes enjoyadas, cuando a quienes se supone que representan nunca las llevaron, esto me recuerda un poco al pasaje bíblico del becerro de oro. Y muchos de los que salen procesionando como mayordomos, nazarenos y etc, etc, solo salen por lucimiento personal, como bien dices, y no por fervor religioso. Luego, en su vida personal no dan ejemplo de ese fervor religioso que con tanta publicidad aparentan, hipocresía pura.
Igual hay gente que no le guste lo que digo, pero es lo que pienso y lo que he visto toda mi vida.
Un saludo, y me alegra de que vuelvas a publicar post.

Anónimo dijo...

Sienpre ha sido eso, una berbena y un lucimiento. El resto del año cada cual barre para su casa y si cumple con una limosnita en público suele ser para que se vea lo bueno que es.

Marco Atilio dijo...

A Isabel Barrado Pablos: El mensaje de Jesús ha sido totalmente desvirtuado por la Iglesia Católica verdadera adalid de la hipocresía que también alcanza a muchísimos de sus fieles. La hipocresía era algo que odiaba Jesucristo y siempre se manifestó en contra de ella tachando a los que por aquel entonces ostentaban el poder religioso de hipócritas y de sepulcros blanqueados. A la Semana Santa no se la puede contextualizar en un sentido religioso porque ese no es el mensaje que transmite. Es así de claro. Gracias por tu comentario. Un saludo.

A Anónimo: A mí me hace mucha gracia ver algunas personas tras los pasos de misterio portando velas, rosarios, cruces, etc. Algunas de esas personas las conozco porque Baeza es una ciudad pequeña y muchos de sus habitantes se conocen. Son personas que distan mucho de ser paladines de la bondad y en donde la hipocresía y el egoísmo son algunas de sus señas de identidad. Hablando con ellas te puedes quedar pasmado con qué vehemencia defienden su fervor religioso y penitencial. Son el paradigma de la hipocresía llevada hasta límites difícilmente entendibles.
A propósito de hipocresía, si lo deseas puedes mirar este otro artículo en el que doy mi opinión sobre la hipocresía y los hipócritas:
http://yumysgalaxy.blogspot.com.es/2012/08/hipocresia.html

Anónimo dijo...

Semana Santa fervor o verbena? verbena sin lugar a dudas. Saludos.

Marco Atilio dijo...

Creo que tienes razón. Y no añadiré nada más. Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Yo como cofrade que soy, la semana santa la miro desde otro punto muy diferente, pero si es verdad que llevas toda la razón ya que se están perdiendo ciertos valores que representan a esta fiesta.
La semana santa debe de ser un momento de reflexión para el hombre y mirar a nuestros titulares como ellos se merecen ya que el resto del año cuando tenemos algún problema si nos acordamos de ellos.
Ponernos nuestras mejores galas no significa que se quiera lucir uno ya que para muchos el arreglarse un poquito le aleja de la vida cotidiana y te hace sentir un poco mejor, aunque sigo diciendo que ay gente que sigue sin ver lo que en realidad es esta fiesta , pero como tu bien dices esta es mi opinión .
eltodopoderoso

Marco Atilio dijo...

No quiero ser hipócrita, aunque yo también fui cofrade en mi juventud, nunca miré la Semana Santa más allá de una fiesta para disfrutar, para engalanarme y para lucirme cuando tocaba en las diversas bandas de cornetas y tambores a las que he pertenecido.
Probablemente como costalero que has sido, tú percibas unas sensaciones diferentes a las mías. Me consta de tu devoción hacia una virgen en particular, una devoción que no puedo entender y a duras penas comprender. Sobre todo cuando en la Biblia se prohibe expresamente adorar imágenes: "No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás…" (Éxodo Cap. 20 vers. 3-5).

Anónimo dijo...

Primero que nada, hay que decir que los católicos no adoramos a la Virgen María. El culto que le profesamos no es adoración, puesto que ésta corresponde únicamente a Dios. Los católicos veneramos a Santa María, porque Ella es la mujer a quien Dios escogió para que fuera la Madre de Cristo. Es decir, María no es una persona cualquiera, es la Madre del mismo Dios. Recordemos el pasaje de la visitación:

"Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno. »" (Lc 1, 41-42)
eltodopoderoso

Marco Atilio dijo...

Eso es lo que dicen los evangelios. Amén.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...