BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

domingo, 25 de marzo de 2018

Envidiosos, rencorosos... Gracias


A tod@s aquell@s que se han metido en mi vida de una forma gratuita y que han cuestionado mi manera de vivirla.

A l@s que sin ningún derecho se han atrevido a juzgarme o a prejuzgarme.

A l@s envidios@s que minimizan mis virtudes y logros y maximizan mis defectos y fracasos y se alegran con ellos.

A l@s que me critican sin razón, a l@s que intentan burlarse y humillarme como pago a mi respeto por ell@s.

A tod@s esos personajillos inmundos les quiero dar las gracias; sí, sí, las gracias.

¿Que por qué?

Bien sencillo: Porque con vuestras feas y nauseabundas actitudes y comportamientos me habéis hecho mucho más fuerte e incluso, sin quererlo, me habéis ayudado a vivir.

De cualquier manera no me gustaría pasar la ocasión para deciros que me dais asco, asco y también mucha pena por ser como sois. Porque estáis llen@s de odio, de envidia y de rencor. ¡Pobres diablos!

Y por supuesto también deciros, y pongo especial énfasis en ello…

¡IROS A LA MIERDA ATAJO DE GILIPOLLAS!

Marco Atilio

2 comentarios:

Rauf Khaliulin dijo...

Es muy difícil comentar esto! Muchas veces yo siento el mismo rencor e envidia, pero no me gustaría que me manden así a la mierda ;)

Marco Atilio dijo...

Evidentemente mi querido Rauf, la entrada no está pensada en tí en particular, una persona a la que aprecio con total sinceridad.

La entrada está dedicada a las personas que, a lo largo de los años se han creído con derecho a manejar mi vida a su antojo. Han intentado (sin conseguirlo claro) que cambiara mi forma de pensar, de sentir y de vivir porque les parecía que su forma de manejarse por la vida era más adecuada que la mía. Esas personas son gentes encerradas en su mundo peculiar, alejadas de la cultura y todo cuanto se relacione con ella, no son capaces de abrirse a otras formas de vida y, si tú lo haces (me refiero a mí) te conviertes en un bicho raro.

La entrada se refiere en particular a personas de mi entorno más próximo, aunque también me los he encontrado en otros escenarios. Créeme Rauf que son personas sin ningún tipo de catadura moral, intolerantes y bastante egocéntricas.

Yo, evidentemente no soy un santo, pero al menos dejo que los demás vivan su vida como mejor les parezca. De entrada suelo respetar a las personas profundamente y me gusta ser cortés con los demás, no juzgo a nadie por su forma de manejarse por la vida ni me meto en ella gratuitamente, allá cada cual. Pero lo mismo que yo hago también quiero que lo hagan conmigo y he de decir que, en general, doy lo que me dan. Si me dan cariño daré cariño, si me respetan respetaré, si me dan indiferencia daré indiferencia.

Debes creerme si te digo que las personas en las que estaba pensando al escribir este post, se merecen que se las mande, no ya a la mierda, sino mucho más lejos. Créeme Rauf, que sé de lo que estoy hablando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...