BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

jueves, 28 de julio de 2011

Manzanas podridas


Si entráis en el apartado del blog “SOBRE MI” sabréis que soy celador del Servicio Andaluz de Salud. Cualquiera que me conozca sabrá que siempre me he caracterizado por intentar ejercer mi labor con la máxima profesionalidad, dedicación, espíritu de sacrificio, gran capacidad de trabajo, responsabilidad… cualidades todas ellas que tienen la mayoría de mis compañeros y compañeras con algunas raras excepciones (en todo grupo lamentablemente siempre tiene que haber algunas ”manzanas podridas”) excepciones que dicho sea de paso y si yo tuviera poder para ello pondría de patitas en la calle, así no se correría el riesgo de que esas “manzanas podridas” pudieran pudrir a otras.
 
Tengo muy presente que el sueldo que ganamos los celadores (bajísimo por cierto) es a cambio de que realicemos nuestro trabajo con la máxima eficacia y diligencia. Pero el ser celador en un hospital también conlleva otras cosas que no deberíamos olvidar nunca y que también se nos exige que tengamos: Humanidad, simpatía y agrado con el enfermo y con los familiares, disponibilidad constante para ayudar, trabajo en equipo…
 
Trabajo en equipo, una característica que define al profesional de la sanidad (médicos, enfermeras, auxiliares, celadores…) y que todos debiéramos tener muy presente. De su puesta en práctica depende el buen funcionamiento de las distintas unidades de un hospital. Lamentablemente, en mi estamento (y en todos) hay raras excepciones que no lo entienden así, esas de las que hablaba un poco más arriba. Gente que pasa la jornada echando sobre las espaldas del compañero su parte del trabajo, gente que pasa la jornada utilizando la picaresca para ver de qué manera pueden trabajar menos, gente muy vaga, gente con mucha cara. Por supuesto con esas actitudes cualquier servicio se resiente y no funciona con la calidad y la excelencia que debiera de funcionar.
 
Esas son las “manzanas podridas” a las que antes me refería, sin ellas en el hospital se ganaría en calidad asistencial y en eficacia y por descontado evitaríamos cualquier tipo de contagio impidiendo que alguien pudiera infectarse de su baja catadura moral y su ineficacia profesional. Menos mal que (como dije antes) son raras excepciones.
 
Marco Atilio



1 comentario:

eltodopoderoso dijo...

Lamentablemente tanto como en el trabajo de celador en el hospital o en cualquier otro trabajo se debería ir siempre a una, más que nada porque así es todo mucho más sencillo y se hace asta más corto pero sí, siempre ay alguno que da la nota

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...