BIENVENIDOS A YUMYS GALAXY, EL RINCÓN DE MARCO ATILIO.

viernes, 24 de agosto de 2012

Hipocresía

Virgen del Alcázar

Todos los años, coincidiendo con el 15 de agosto, fiesta de La Asunción de la Virgen María, tienen lugar en muchas ciudades de España desfiles procesionales en honor a la patrona del lugar. Yo tuve ocasión de contemplar el de mi ciudad y, esta vez, lo hice con espíritu crítico (aunque creo que constructivo) como a continuación tendréis ocasión de leer: 

Acompañando la imagen iba mucha gente portando velas, en dos largas hileras, a uno y otro lado de la calle, algunos con fervor y recogimiento, otros simulándolo debidamente. 
 
A propósito de esto último y mientras veía pasar la comitiva, no tuve por menos que comentar con mi esposa que muchas de las personas que formaban la procesión, y a tenor de cómo se manejaban en su vida diaria, eran de una hipocresía y un cinismo claramente manifiestos. (Vivo en un pueblo pequeño, así que es difícil ocultar lo que realmente eres). 
 
hipocresia

Vi pasar varios empresarios de los que tienen contratados a sus trabajadores por unos sueldos mezquinos a cambio de echar muchas horas. Vi pasar a alguien que no se habla con sus padres desde hace varios meses. Vi pasar a dueños de explotaciones agrarias que son verdaderos negreros a la hora de tratar a sus trabajadores. Vi pasar políticos que defienden a capa y espada la política del gobierno ultraconservador de España, basada en los recortes sociales, quitar derechos a los trabajadores y empobrecer a la población. Vi pasar personas que ostentan “carguillos” en determinadas empresas y son verdaderos tiranos con los trabajadores a los que mandan... Vi pasar ante mis ojos la avaricia, la envidia, el despotismo, la intolerancia, el rencor, el orgullo, la soberbia…, la hipocresía. 
 
No me gusta generalizar, pero es extraño que la gente más apegada a la iglesia, la que va a misa todos los domingos, la que sale en las procesiones con la vela en la mano, sean personas cuyo proceder en la vida deja mucho que desear. Por supuesto no estoy diciendo (y pongo especial énfasis en ello) que ser católico practicante, ir a misa y salir en procesión acompañando a este Cristo o aquella Virgen sea malo, en absoluto, pienso que en estos actos se puede encontrar la paz y la templanza que tanto necesitamos para crecer como personas. Lo que de verdad me indigna es ver a personas, “santurronas” empedernidas, y que luego no practiquen lo que Jesucristo decía y cuyas palabras están tan lejos de ser un camino (el camino), para una sociedad amoral y en clara decadencia. 
 
Estas son algunas de las cosas que Jesús dijo, por cierto, la hipocresía  la consideraba uno de los mayores pecados que se pueden tener y que lamentablemente tan en boga está en nuestra podrida sociedad. Él nunca se cansó de tachar de hipócritas a los escribas y fariseos, aquellos que dictaban las leyes al pueblo y ellos nunca se aplicaron el cuento: 
 
Jesucristo

“Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda”. (Mat. cap. 5 vs. 23 y 24).
 
“Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. (Mat. cap. 6 vs. 5 y 6).
 
“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. (Mat. cap. 7 vs. 21). 
 
Jesús y escribas

A propósito de los Escribas y Fariseos dijo:

“Porque cargáis a los hombres con cargas difíciles de llevar, y vosotros ni siquiera tocáis las cargas con uno de vuestros dedos. Sino que todas sus obras hacen para ser mirados de los hombres; porque ensanchan sus filacterias (amuletos), y extienden los flecos de sus mantos; y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas”; (Mat. cap. 23 vs. 4, 5 y 6).
 
“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, pues sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia!”. (Mat. cap. 23 vs. 27).
 
También dijo Jesús estas otras cosas y que yo, que creo ciegamente en Él y en sus palabras, no tengo la menor duda que se cumplirán algún día y por fin la justicia saldrá victoriosa en este mundo de hipocresía y sinrazón en el que estamos metidos hasta la cejas: 
 
Jesús salvación

Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de los cielos. (Luc. cap. 6 vs. 20).
 
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. (Mat. cap. 5 vs. 4).
 
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. (Mat. cap. 5 vs. 6).
 
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos obtendrán misericordia. (Mat. cap. 5 vs. 7).
 
¡Ay de vosotros los ricos!, porque ya habéis recibido vuestro consuelo. (Luc. cap. 6 vs. 24).
 
¡Ay de los que ahora reís!, porque tendréis aflicción y llanto. (Luc. cap. 6 vs. 25).
 
¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. (Luc. cap. 6 vs. 25).
 
ASÍ SEA.
 
Antes de terminar me vais a permitir una última reflexión: Resulta ciertamente llamativo que la Iglesia Católica, a través de su máximo representante Benedicto XVI, no haya hecho ninguna mención a los atropellos que la política de recortes, (alentada por la señora Merkel) están llevando a cabo los gobiernos conservadores de varios países, entre ellos España, contra la población más desfavorecida que está siendo víctima de un verdadero genocidio económico. Es curioso que la Institución que debería poner en práctica las enseñanzas de Jesús no se haya revelado contra estos “Fariseos y Escribas” de nuestro tiempo: Los políticos que nos gobiernan, los banqueros y los capitalistas cuya usura no tiene límites. Sí, es curioso, realmente curioso. 
 
Marco Atilio

























10 comentarios:

Anónimo dijo...

Los humanos somos imperfectos, y es esa imperfección la que nos lleva a cometer errores, errores muchas veces inconscientes porque creemos que las cosas que hacemos están bien hechas. No sé cuantas personas de las que iban en la procesión eran conscientes de sus “malas acciones”, de lo que estoy seguro es que para ellos acompañar a la Virgen era un acto de fe. Ninguno de nosotros somos quien para juzgar a nadie eso solo lo puede hacer Dios. No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados (Lucas 6:37).

Marco Atilio dijo...

Aquí no se trata de juzgar a nadie, solo de resaltar un hecho más que evidente, y es que la hipocresía es un mal que está muy arraigado en nuestra decadente sociedad.

También guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, mas de dentro son lobos robadores. Por sus frutos los conoceréis. ¿Se cogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? De esta manera, todo buen árbol lleva buenos frutos; mas el árbol podrido lleva malos frutos. No puede el buen árbol llevar malos frutos, ni el árbol podrido llevar frutos buenos. Todo árbol que no lleva buen fruto, se corta y se echa en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. (Mat. cap. 7 vs. 15 al 20).

Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse. Lo que os digo en tinieblas, decidlo en luz; y lo que oís al oído, predicadlo desde los terrados. (Mat. cap. 10 vs 26, 27)

El que tenga oídos para oír, que oiga. (Mat. cap. 13 vs. 9)

T.J. dijo...

Vivimos en una gran burbuja que algunos políticos, empresarios sin escrúpulos, banqueros…, han estado llenando de mierda. Prácticamente la mierda nos llega al pescuezo, casi a punto de hundirnos en ella. Fuera de la burbuja, contemplando cómo nos echan la mierda está el FMI, el BCE, los Mercados y por supuesto la señora Merkel, verdadera causante de nuestras penurias. Yo espero y deseo que algún día, con la ayuda de ese Jesús al que citas, o con la rebelión del pueblo lleno de mierda, consigamos salir de esa nauseabunda burbuja y de paso meter en ella (al menos para que prueben que sabor tiene la mierda) a todos aquellos que tan tiránicamente nos están martirizando y machacando sin el más leve remordimiento de conciencia. Los escribas y fariseos de nuestro tiempo como bien dices en tu artículo.

Gladius Flatulentus dijo...

El nivel de hipocresía y de falsedad al que la sociedad ha llegado es tan profundamente absurdo, tan de cachondeo, tan de sainete, que por algún lado se tiene que romper

La hipocresía religiosa, es la contradicción de una iglesia que por una parte promueve unos valores sociales y espirituales, pero que no son aplicables a ella misma, porque una cosa es predicar y otra bien distinta dar ejemplo, ya lo dice el refrán: "haced lo que yo diga, no lo que yo haga", esta es la peor hipocresía porque utiliza la relación con Dios como objeto de vanagloria personal. Esto causa escándalo e incita a que muchos rechacen la religión

Estas personas "santurronas", que mencionas, que se dejan ver en todas las manifestaciones de carácter religioso y que luego en su vida real pisotean a quien sea por unos euros, creen o deben de creer que el simple hecho de asistir y dejarse ver en estos eventos de índole religiosa los hace mejores a los ojos de Dios, pero como dice el refranero español :
No por mucho rezar se es mejor persona.
No por mucho rezar se es más cristiano.
No por mucho rezar se es santo más temprano.

A estas alturas la mejor arma que se puede utilizar contra la hipocresía es la indiferencia, que callar no es ignorancia, que aceptar, no es sumisión, que ser invisible, es prudencia.

Jesús dijo: "Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse. Porque cuanto dijisteis en la oscuridad, será oído a la luz, y
lo que hablasteis al oído en las habitaciones privadas, será proclamado desde los terrados" Lucas 12, 1-3.

cacike.cola dijo...

Hola Marco, tienes toda la razón en lo que dices yo iba en representación de mi cofradía en la procesión y he de decir que el 90% de las personas que estaban aparte de lo que tú dices van por el compromiso, porque es el día de la patrona y me tienen que ver etc..
Luego a más de la mitad ya no los ves mas ni por la iglesia ni en ningún acto más.
Un saludo
cacike.cola

Lord Celestial dijo...

Un gobierno conservador, una hipocresía organizada... (Benjamin Disraeli).

¿Acaso no distinguís entre la devoción y la hipocresía? ¿Queréis tratarlas a ambas con igual idioma y rendir el mismo honor a la máscara que al rostro, igualar el artificio a la sinceridad, confundir las apariencias con las verdades, estimar al fantasma como a la persona y a la moneda falsa como a la buena? (Molière)

Anónimo dijo...

No puedo soportar a la gente hipócrita. Esos beatones que pululan en abundancia por nuestra podrida sociedad tienen solo un eslógan: "A Dios rogando y con el mazo dando". Me da la impresión que esto no lo arregla nadie, pero nadie, nadie. Porque la avaricia, la usura, la prepotencia, la tiranía... son cosas inherentes al propio ser humano. Habría que destruir el mundo con todas sus gentes y volverlo a crear cuidándose muy mucho de no cometer los mismos errores. Esto me lleva a una conclusión: Todo esto es una verdadera chapuza y quién creó esto es un chapucero. ¿Que fue Dios? ¡Ah, se siente!

Fernando dijo...

Felicitarte por estas palabras que has redactado tan claras y verdaderas pero que por desgracia nos acompañan en nuestro dia a dia y en nuestra convivencia laboral como de calle.Saludos de tu compañero que lee con impetu y alegria todos esos fabulosos articulos que redactas y salen de tu imaginacion.Felicidades.

Isabel Barrado dijo...

Genial entrada. Todos esos "santurrones de ocasión" no son otra cosa que gentes con puro afán de protagonismo. Salen para ser vistos y así "lavar sus conciencias", y al día siguiente ya se olvidó todo y vuelta a lo mismo...Pura hipocresía y afán de protagonismo, que es el rasgo propio de los fariseos.
Lo dicho:una entrada genial. Un saludo

Marco Atilio dijo...

Gracias Isabel por tu comentario. La verdad es que no aguanto la hipocresía ni a los hipócritas, es una de las manifestaciones de la personalidad que más odio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...